Ha llegado la hora de la política

En primer lugar nuestra felicitación a todos los parlamentarios y parlamentarias electas, ellos y ellas representan la soberanía popular. Luego exigimos que la ejerzan.
En segundo lugar la responsabilidad ante un parlamento tan fraccionado es de todas y todos los representantes y sus grupos políticos, en especial, los más fuertes y con más escaños, lo cual incluye a los cuatro que mejor trato del poder han tenido durante la campaña electoral y han sido aupados por los votos populares, al tiempo que han recibido visibilidad casi en exclusiva de los poderosos medios de comunicación del sistema. Ahora y sin excusas, es la hora de la política y de resolver los múltiples problemas de la ciudadanía, de las clases populares y trabajadoras. No se puede convertir al pueblo, en arma arrojadiza de intereses partidarios.

Dicho esto y dada la debilidad de la extrema derecha y la derecha parlamentarias es hora ya de frenar recortes, privatizaciones, derogar la reforma laboral, la ley mordaza, la ley de educación, la contra-reforma de la ley del aborto y la ley de Racionalización de los gobiernos locales, que vulnera su autonomía y coarta su trabajo. Con la actual composición del parlamento se puede hacer. Luego insistimos, es la hora de la política ya no de los sermones, ni de seguir al líder. Es la hora de cambiar y ya le injusta ley electoral, que permite grupos de seis y de ocho parlamentarios con menos de 600.000 votos y a Unidad Popular con 900.000 -no habiendo concurrido en Cataluña, ni en Galicia-, tenga solo dos, por ejemplo.

En tercer lugar y como SOCIALISTAS, entendemos que el PSOE ha perdido toda su credibilidad y camina inexorablemente hacia atrás. No tiene ideas. Sería su suicidio el ir a una gran coalición con la derecha, pero ese es su problema. No todo vale en aras de una gobernabilidad que al postre solo sirve a los poderes financieros y los mercados, a los fondos financieros de inversión y al IBEX 35.
Pero por eso precisamente, entendemos que las personas socialistas de este Estado, tenemos y debemos tener una fuerza política socialista democrática. Un partido socialista que esté al servicio de las clases populares, el precariado juvenil, hombres y mujeres que se ven obligados a aceptar contratos basura renunciando a su dignidad a centenares de miles; excluidos del “mercado” laboral por su edad madura, autónomos olvidados mil veces utilizados y engañados; gentes republicanas y por el reparto de la riqueza. SOCIALISTAS de ideas o de corazón. Tenemos ya nuestra herramienta política, ofrecemos nuestra fuerza, ilusión y experiencia, al objeto de dotarnos de nuestro partido, al objeto de reescribir el socialismo.

Construir ese partido, SOCIALISTA, servirá para abrir una nueva etapa para todos, para acercar la política a los ciudadanos, para plantear un nuevo proceso constituyente, que además implantar una sociedad verdaderamente democrática, porqué nosotros sí que estamos dispuestos a poner en marcha nuevas formas de hacer política.

Hay que construir un laborismo de izquierdas y republicano, que agrupe y de confianza a las clases trabajadoras a los nuevos jornaleros y jornaleras sin derechos, a los excluidos del festín y a las personas socialistas, que desean hacer valer el legado, la tradición, pero también las únicas ideas posibles al objeto de construir una sociedad diferente, justa y feliz, con libertad y en libertad.
SOCIALISTAS está por esa labor. Pero también por exigir acción política y soluciones ya a los problemas cotidianos de las personas a las fuerzas parlamentarias. Esta legislatura, tal vez sea corta, muy corta, pero dure lo que dure, nuestro nivel de exigencia no varía y si hay pronto nuevas elecciones, que sean con otra ley, más democrática y justa.
Finalizado ya el romanticismo de pre-campaña y campaña que lo
pinta todo color de rosas, es urgente ,es más necesario que nunca, dado que el partido que hoy se auto-otorga el ser el referente del socialismo en España, es cualquier cosa menos socialista y obrero, se hace urgente el construir ese partido, SOCIALISTAS, para la defensa de la clase obrera y la ciudadanía en su conjunto. Un partido independiente del poder emanado del régimen del 78, de la banca, de la monarquía, un partido socialista de obreros al servicio exclusivo de las clases populares.

Antonio Criado

Sobre Antonio Criado

Sindicalista, político, defensor a ultranza de los derechos sociales, de la justicia y de la equidad. Activista por la paz y utrerano de adopción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *