Los confiteros de Utrera ven con buenos ojos que se recuperara la Feria de la Pastelería

Los confiteros de Utrera ven con buenos ojos que se recuperara la Feria de la Pastelería

El comienzo del siglo XXI trajo consigo a Utrera un evento que, pese a contar únicamente con cinco ediciones de vida, logró un gran respaldo popular y son muchas las personas que lo recuerdan con cariño. Se trata de la Feria de la Pastelería, que se celebró de 2000 a 2004.

El deseo de que resurja esta muestra, que registró muchos miles de visitantes durante su trayectoria, reaparece cada cierto tiempo. Como es lógico, es el sector de los pasteleros el que tiene la última palabra en este tema y, la mayor parte de sus opiniones, parecen dejar la puerta abierta a recuperar este acontecimiento.

Desde Confitería Reyes afirman que «nos gustaría que se hiciera otra vez, siempre que fuera en una época en la que no haga calor, porque no se puede hacer ni en verano ni en mayo». En Sugarlandia comentan que «nos gustaría que volviera la Feria del Dulce para que toda la provincia de Sevilla pudiera probar el típico mostachón de Utrera, además de la variedad de dulces que tenemos». Mientras, los responsables de Confitería Segovia señalan que «nos gustaría que regresara siempre y cuando el Ayuntamiento instalara un recinto para exponer adecuadamente los pasteles y para que la gente los deguste en unas condiciones adecuadas. No es que no la organizar, pero las últimas veces tuvimos que ser las propias confiterías las que buscáramos las vitrinas y decoráramos el stand, y todo teniendo que ser costeado por nosotros».

En cualquier caso, no todas las opiniones son de respaldo al proyecto. Así, por ejemplo, en Confitería Cordero admiten que «la Feria del Dulce era una maravilla, venían muchísimos clientes de fuera, pero después de unos años muy buenos se cambió a una fecha malísima como era el mes de mayo y se la terminaron cargando. Volver a organizarla después de tantos años, la verdad es que no estamos por la labor».

Por su parte, el nuevo equipo de gobierno formado por PSOE e IU ha incluido la recuperación de la Feria de la Pastelería en uno de los puntos que compone el acuerdo programático de gobierno que firmaron al suscribir el pacto. Sin embargo, por el momento dicho acuerdo firmado en papel no se ha traducido en ningún tipo de acción concreta.

En el mes de febrero de 2000 llegaba la primera edición de la Feria de la Pastelería, eligiendo para ello un marco tan importante como la plaza del Altozano. Dos grandes carpas tomaban el corazón de la localidad, donde se ubicaron 19 expositores en el que tenían cabida todas las confiterías de la localidad, los medios de comunicación y rincones para que todos los visitantes pudieran conocer los encantos de Utrera de primera mano. El equipo de gobierno de la época, encabezado por José Dorado (PSOE), invirtió en esta primera edición cuatro millones de las antiguas pesetas, aproximadamente unos 24.000 euros.

Las previsiones iniciales se desbordaron completamente, llegándose a registrar en diferentes ediciones de la feria más de 50.000 visitas a Utrera, con datos tan espectaculares como 20.000 degustaciones de pasteles, 15.000 refrescos, 600 litros de helado y 8.000 cafés. La Feria de la Pastelería vivió momentos tan simpáticos como la elaboración de un brazo de gitano gigante de 23 metros de largo o los concursos de degustación de merengues.

Los cálculos de la época hablaban de un volumen de negocio de hasta 150.000 euros, solo en los días en los que duraba el evento. Además, el Ayuntamiento complementaba la oferta lúdica con la puesta en marcha de un importante ramillete de todo tipo de actividades culturales, como conciertos, repiques de campanas, rutas turísticas, exposiciones o propuestas en el teatro.

En 2003, con motivo de las polémicas obras de remodelación de la plaza del Altozano, el evento pasó a celebrarse en el edificio del mercado de abastos, donde en 2004 tuvo lugar la edición que supuso su final, en una feria que había incrementado su presupuesto inicial, contando con una dotación presupuestaria de 80.000 euros.

Pero, de buenas a primeras, ese impulso que había situado a la Feria de la Pastelería como uno de los eventos más importantes de todo el año en Utrera, se terminó apagando. Fueron cinco ediciones pletóricas de éxito, repletas de público y que sirvieron para que muchas personas de fuera pusieran en el mapa a Utrera y no olvidaran nunca el sabor de sus dulces. Hubo algunos tímidos intentos de recuperarla, pero se quedaron precisamente en eso, en intentos.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *