La historia de Enrique el vagabundo, conmueve a toda la comarca

La historia de Enrique el vagabundo, conmueve a toda la comarca

En las últimas semanas, miles de personas han podido conocer algo más de cerca la historia de Enrique, un vagabundo que recorre toda la comarca cargado con una bicicleta repleta con todo tipo de objetos que va recogiendo en su caminar. Vecinos de Utrera, Los Palacios y Villafranca, Dos Hermanas e incluso Alcalá de Guadaíra han podido leer la noticia en Utrera Digital, que ha alcanzado más de 31.000 visitas en pocos días.

La noticia ha generado un interesante debate, con posturas enfrentadas en muchos casos, e incluso han sido muchos lectores los que han aportado más datos que completan la historia de Enrique quien, de manera sorprendente, recorre incansablemente los kilómetros que separan las poblaciones de la comarca, siendo una persona conocida en todas estas localidades. Son muchos los lectores que no han terminado de entender cómo realmente no se puede hacer nada por esta persona, aunque él mismo haya sido el que ha decidido su modo de vida y rechace la ayuda ofrecida por las instituciones y organizaciones solidarias. Realmente, desde el punto de vista legal, la normativa vigente indica que no hay mecanismos para actuar, a menos que existan denuncias por parte de ciudadanos porque Enrique haya quebrantado la ley con alguna acción, algo que hasta el momento no ha sucedido, con lo cual a muchos les ha embargado un claro sentimiento de impotencia.

Los propios lectores de Utrera Digital y de ABC de Sevilla, los medios en los que se ha publicado la noticia, han aportado muchos datos, que pueden servir para conocer más de cerca la historia de Enrique y lo que le ha llevado a estar en la situación actual. Por ejemplo, Santi Veiga, además de aportar el dato de que se llama Enrique, aseguraba que «ese hombre duerme a la intemperie, ese hombre duerme mojado, meado y es burlado a diario por jóvenes sin educación ni moral y que, más de una vez, se han atrevido en mi presencia a apedrearlo, burlarlo y a quemarle su ‘casa’ que este servidor que os habla hizo en su momento para él, con mucho trabajo, cariño y ayuda de otras personas buenas que aún quedan en este apestoso mundo. Ese vagabundo como le llamáis está muy necesitado de amor, comprensión y amistad».

En este sentido, Rocío también aseguraba que «este hombre se llama Enrique y viene de familia de feriantes que eran vecinos míos en Dos Hermanas. Su familia fue dejándolo abandonado en una caravana, la cual él dice que se la llevó un primo suyo y sí es cierto que le gusta vivir así. Aún cuando tenía su caravana dormía fuera de la caravana, ya que la tenía llena de bicicletas y chatarra».

La noticia también ha tenido un importante recorrido en la localidad de Los Palacios, donde incluso algunos lectores culpan a Enrique de haber provocado algún accidente al asustar su presencia a algunos animales. Como explica Sandra González, «produce muchos accidentes con animales, en uno de ellos mi hermano y mi cuñada por poco que se matan. Tiene muchas denuncias por lo mismo».

Ante la polémica que está generando esta historia, este medio de comunicación se ha puesto en contacto con una persona que ha tenido que lidiar a lo largo de su vida profesional con muchos casos parecidos. Se trata de Rafael Aguilar, conocido en Utrera como el «cabo Rafael», quien durante más de 40 años de servicio como agente de la Policía Local recorrió las calles de Utrera de una punta a otra y siempre ha mostrado una especial sensibilidad ante estas situaciones.

«Gracias al Hospitalito, yo disponía en sus instalaciones de un cuarto de baño, que utilizaba en muchas ocasiones para lavar personalmente a los mendigos porque, aunque ahora se diga que no se puede hacer nada con estos casos, realmente sí se puede hacer, lo único que hay que hacer es querer», explica este conocido utrerano, al que también le ha llegado al corazón el caso de Enrique y que asegura que si él siguiera de servicio en las calles de Utrera, este vagabundo no se encontraría en la misma situación.

Incluso reconoce que esta manera de actuar le ha ocasionado denuncias, «como en el caso de ‘El Niño’, que me denunció en tres ocasiones porque lo aseaba en este cuarto de baño del Hospitalito, donde yo mismo lo vestía con la ropa limpia que me daba la familia». Por todo ello, Rafael no entiende cómo en este caso no se está yendo un poco más allá para tratar de ayudar a Enrique.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *