La historia de la lucha por el hospital y la autovía de Utrera

La historia de la lucha por el hospital y la autovía de Utrera

Comparte esta noticia:

En las últimas semanas ha ocupado la actualidad provincial la apertura del nuevo hospital que se ubica en Lebrija, una instalación que ha pasado por todo tipo de vicisitudes desde 2006 y que, una vez terminada, está encontrando problemas presupuestarios para comenzar a funcionar. Con el edificio terminado, la Junta de Andalucía no cuenta con presupuesto para pagar a los médicos ni a los enfermeros que atiendan el servicio, algo completamente paradójico.

Miguel Vaca encabezaba la UTER en aquella época

Miguel Vaca encabezaba la UTER en aquella época

Lo que ha ocurrido en Lebrija sirve como una buena excusa para acudir a la hemeroteca y entender por qué Utrera se adelantó a varias localidades de la provincia como Lebrija y Morón de la Frontera y consiguió que la Junta de Andalucía le diera prioridad al Hospital de Utrera, que desde el año 2006 está en funcionamiento. A la hora de entender este impulso, fue fundamental la fuerza de los movimientos vecinales en aquel momento, con la UTER como elemento de cohesión y una serie de asociaciones de vecinos que pusieron en marcha las manifestaciones ciudadanas más importantes que se recuerdan en Utrera.

Había dos objetivos primordiales entre ceja y ceja, que a la postre terminarían cambiando la ciudad. Por una parte, la construcción del citado hospital comarcal y, por otro lado, la terminación de la autovía A-376, que conecta la localidad con la capital sevillana. Estos movimientos consiguieron presionar a las instancias políticas de la manera adecuada, y encontraron nada más y nada menos que en un militar retirado, el utrerano Miguel Vaca, al líder adecuado.

El momento clave llega en el año 1991, cuando Miguel Vaca pasa a formar parte de la reserva del Ejército y, tras haber vivido en varias ciudades españolas ejerciendo su profesión, decide volver a Utrera para afincarse con su familia. Vaca tenía claro que no iba a ser un jubilado de partida de dominó y lectura diaria del periódico, por lo que inició un nuevo camino como representante de los vecinos, en este caso a través de la UTER, la Federación de asociaciones de vecinos de Utrera, que presidió desde 1994 hasta 2006, siendo en el año 2002 cuando se pusieron en marcha algunas de las manifestaciones más sonadas.

La ciudad se echó a la calle, como nunca ha vuelto a suceder, para demandar la construcción de un hospital comarcal y la terminación de la autovía Sevilla-Utrera, que la Junta de Andalucía tardó casi veinte años en acabar. La UTER, con Miguel Vaca al frente, organizó manifestaciones masivas y llegó a recoger más de 22.000 firmas, en una ciudad que en aquellos tiempos no llegaba a los 50.000 habitantes, llegando incluso a presionar al gobierno de la Junta con la presentación de una lista independiente a las elecciones municipales si no se terminaba la autovía y el Hospital. Se trata de movimientos vecinales que han quedado guardados en la memoria de numerosos utreranos, y que más de una década después se siguen utilizando como ejemplo de cómo se pueden conseguir las demandas ciudadanas de una manera pacífica.

La labor encabezada por Miguel Vaca y un buen número de representantes vecinales de la localidad surtió los efectos deseados y las autoridades tomaron buena nota de lo que estaba pasando en las calles. En 2006 se inauguraba el Hospital de Alta Resolución de Utrera, un centro sanitario que desde entonces se ha convertido en la referencia de toda la comarca y que ha evitado los desplazamientos de miles de utreranos a los hospitales de la capital sevillana. En 2008, la Junta de Andalucía inauguraba por fin el último tramo de la autovía Sevilla-Utrera, un salto sin precedentes en el progreso para Utrera, ya que la acercaba a la capital, con un trayecto en coche de apenas veinte minutos. Con la labor cumplida, Miguel Vaca dejaba los movimientos vecinales en 2006, desde entonces, ya nada ha vuelto a ser igual y Utrera nunca se ha vuelto a echar a la calle de esta manera, demandas como la mejora de los juzgados o la Variante Este esperarán en el cajón si los vecinos no las reivindican con fuerza.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *