La experiencia lectora

¿Cómo separar el grano de la paja, literariamente hablando?

Hace muchos años, no sabría precisar cuántos, mi hasta entonces moderada afición por la lectura se disparó. Fue en ese momento cuando me hice la pregunta que encabeza esta columna; había tanto que leer que busqué mi particular piedra Rosetta, una fórmula infalible que me guiara a la hora de elegir mis lecturas y me permitiera discernir qué obras debía leer y con cuáles era mejor no perder el tiempo.

Pronto acepté que mi objetivo iba a ser difícil de alcanzar. Leía sin descanso. El ensayo y error fue mi imperfecta guía de lecturas y me era imposible encontrar un patrón fiable. Algunos géneros se afianzaron como mis preferidos (terror, misterio, ciencia ficción, ensayo…), pero descubría cada día lecturas fascinantes de temáticas muy dispares. ¿Cuál era la respuesta, pues, a la pregunta inicial?

Creo haber hallado la respuesta y se puede resumir con una sola palabra: experiencia. A día de hoy, sé si un libro puede gustarme o no solo con leer su sinopsis y, como mucho, ojeando sus primeras páginas. No necesito más; si un libro supera esta simple criba, estoy seguro al noventa por ciento de que me va a gustar. No se trata de un don ni de una habilidad especial que solo tenga yo. Al fin y al cabo, todos aprendemos gracias a la experimentación y afinar nuestras lecturas también se consigue de este modo.

Quiero que quede clara una cosa: este método no sirve para medir la calidad literaria de un libro (ese es otro tema), sino para evitarnos perder el tiempo con la lectura de obras que sabemos de antemano que no nos interesan. Existe un margen de error (ningún método es infalible), pero responde al problema que planteaba la pregunta que me hice al comienzo de este escrito: separar el grano de la paja.

Ismael Cabeza

Sobre Ismael Cabeza

Colaboro en diversos espacios culturales y programas de radio. Administro el blog literario "Escritos de un hereje". Hablo de libros y literatura en COPE Utrera, soy miembro del equipo del programa radiofónico "Voces del Misterio" y de la web literaria "Libros Prohibidos". Mi paraíso tiene forma de librería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *