Cambio de ciclo en la parroquia de Santiago

Cambio de ciclo en la parroquia de Santiago

La parroquia de Santiago el Mayor vive desde este domingo una nueva etapa. Llega con la despedida de quien ha ejercido como párroco de este templo durante la última década, Manuel Cano Castellano; y con la toma de posesión del nuevo responsable de la iglesia, Juan Luis Rubio Lora.

Procedente de la parroquia de San Fernando de Carmona, numerosas personas acudieron desde dicha población para acompañar al sacerdote. También se sumaron fieles y amigos procedentes de otros destinos en los que ha ejercido a lo largo de su vida pastoral. A todos ellos se unieron los miembros de la comunidad parroquial de Santiago, junto a representantes de otros colectivos y entidades, que también participaron en la celebración.

Manuel Cano también se ha despedido como párroco

Manuel Cano también se ha despedido como párroco

El vicario episcopal de la zona Este, Diego Pérez Ojeda, fue el encargado de presidir la eucaristía, en la que concelebraron otros presbíteros. Durante la misa, Rubio realizó el juramento de fidelidad, hizo pública protestación de fe y renovó las promesas de su ordenación sacerdotal, tras la lectura al acta de su nombramiento. De igual modo, en esta celebración se enmarcó el rito que simboliza la llegada del nuevo párroco, con la toma de posesión de la sede, del sagrario, de la pila bautismal y del confesionario. Además, recibió los Evangelios y las llaves del sagrario.

En su intervención, Juan Luis Rubio quiso agradecer a cuantas personas lo acompañaban en ese momento, mientras que a sus feligreses de Utrera les pidió paciencia «porque no soy un cura prototípico, y al principio desconcierto. Tras poner en valor la grandeza artística del templo, afirmó que «este edificio dejará de ser una maravilla si no puedo contar con ustedes. Santiago será como vosotros queráis, porque los curas nos iremos pero vosotros os quedaréis». Recordó a los presentes que su parroquia «os tiene que doler para que, entre todos, seamos capaces no sólo de mantener un edificio bellísimo, sino de crear una auténtica comunidad, un auténtico hogar donde nos digamos las cosas con confianza y donde estemos dispuestos a conversar». «Vengo a quereros. Me equivocaré muchas veces, pero no lo haré con intención», afirmó.

Al final de la eucaristía, también hubo un momento de agradecimiento hacia el párroco saliente, cuando los representantes de los distintos colectivos parroquiales le hicieron entrega de un obsequio como recuerdo de su paso por Utrera. Un emocionadísimo Manuel Cano no pudo articular palabras en su despedida, mostrando su cariño por el gesto recibido con un «gracias».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *