Muchas sombras en los primeros 100 días de Villalobos

Muchas sombras en los primeros 100 días de Villalobos

Cien días de gobierno, es decir, tres meses, pueden parecer poco tiempo para evaluar la gestión de un nuevo gobierno, pero a la vez es difícil en tan poco tiempo acumular tantos «despropósitos». En tres meses, bueno, en dos, porque la mayoría de los nuevos concejales –incluido el alcalde- se fueron de vacaciones en agosto, la tónica han sido las contradicciones. Es decir donde dije digo, digo Diego.

Contradicciones
En campaña se hicieron muchas promesas que cuando se gobierna hay que cumplir y estas promesas, en su mayoría no se han cumplido.

Parece como si el alcalde hubiera entrado en una pérdida de memoria en solo dos meses que como ciudadanos nos debería de preocupar, por no pensar que realmente estas contradicciones les dan igual. Es como si creyeran, por pensar bien, que los ciudadanos somos ciegos.

Villalobos estuvo criticando al anterior alcalde por seguir dando clases en la Universidad de Sevilla y no dedicar el 100% de su tiempo a la alcaldía. Dijo que él sería un alcalde 100% dedicado a su pueblo. Pues no, ha buscado un hueco en Aguas del Huesna. Prometió también un gobierno austero, pues no, por primera vez en la historia de la democracia en Utrera todos los concejales tienen dedicación exclusiva (14 concejales). La austeridad solo llegó a la oposición, que la ha dejado en mínimos.

Criticó durante años que la responsable de prensa del PA no era periodista y que ese puesto sería ocupado por un profesional, pues no, designa para ese puesto a una persona sin experiencia y ajeno al periodismo, pero sí con el carnet del PSOE. Dijo que no arreglaría el césped del San Juan Bosco, y Vistalegre, incluso lo llevó a los tribunales y terminó arreglándolo por las presiones ciudadanas y los informes técnicos.

Y lo más llamativo: prometió ser un alcalde transparente, de bolsillo de cristal. Pues tampoco, porque todavía no ha hecho público, a pesar de las reiteradas preguntas de la oposición, cuál es su sueldo en el Huesna, lo que además deja «con el culo al aire» a su socio de gobierno Carlos Guirao (IU) que para llegar a pactos exigió transparencia. Y en este sentido llama tremendamente la atención el silencio reinante de Carlos Guirao, incluso su ausencia de la rueda de prensa donde el alcalde recopila las «bondades» de estos tres meses de equipo de gobierno se entiende. Será porque no tiene nada que decir, no ha hecho nada, o bien está de acuerdo con todo lo que hace su socio socialista, lo que no deja de extrañar incluso dentro de su propia formación política ya que tan solo tres meses antes, en la campaña electoral, fue tremendamente crítico con el PSOE y, entre otras cosas dijo que estaba totalmente en contra de las «puertas giratorias», es decir, que los políticos ocuparan cargos como consecuencia de su condición. No ha dicho nada de que Villalobos se haya colocado en el Huesna solo por ser alcalde.

Redes sociales
Las redes sociales también han sido testigos de dichas contradicciones. El alcalde, que se muestra aficionado a participar en dichas redes, ha tenido algún que otro traspié. Entre ellos un tuit escrito a las 03.10 horas por José María Villalobos, después del exitoso festejo taurino de feria, donde aseguraba: «los toros muy bien, ningún concejal se ha peleado con la Guardia Civil», recordando el incidente que José Antonio López León (PA), protagonizó en la plaza de toros en 2013. Este comentario cayó fatal por ser tan mediocre y no estar a la altura de la responsabilidad de un alcalde. Posiblemente le pudo más la refriega política local que fomentar esa tarde de toros y la feria de Utrera.

En las redes también estuvo diciendo que las entradas del concierto de Bustamante se estaban vendiendo estupendamente. Pues bien, no era verdad, se suspendió por falta de venta de entradas. Y lo más criticado ha sido la denuncia que han hecho algunos ciudadanos de que Villalobos les ha bloqueado en su perfil de Facebook por exponer una opinión contraria a la del alcalde socialista.

Es poco tiempo, es cierto, para saber si ésta será la tónica de los próximos cuatro años, pero como decíamos al principio han sido muchos los despropósitos en tan poco tiempo. Mantengamos la esperanza de que haya sido solo la novatada que tienen que pagar como nuevo equipo de gobierno. Por el bien de todos es necesario un gran ejercicio de responsabilidad. Los ciudadanos estamos necesitados de cambios, de otra forma de gobernar, de que nos respeten y eso es lo que tanto PSOE como IU se comprometieron en sus campañas electorales si llegaban a gobernar. Ya están gobernando y tienen que hacerlo no solo «para la mayoría», sino para todos.

Balance municipal
Mientras, José María Villalobos (PSOE) ha presentado las actuaciones que su gobierno ha efectuado en este tiempo. Bajo la premisa de que «nunca se había hecho tanto en tan poco tiempo», para Villalobos «en estos 100 días hemos plantado la semilla del cambio, ahora hay que regar la planta y luego hay que cuidarla para que llegue a ser grande y hermosa», declaró.

El alcalde destacó la eliminación del control de seguridad del Ayuntamiento de la localidad; Utrera se sumó al Día del Orgullo Gay con la instalación de dos banderas representantes del colectivo LGBT; regresó el cine de verano al castillo de Utrera; se puso fin a la «situación de abandono» en las fuentes de las barriadas de Utrera; se puso en marcha un plan de choque para luchar contra la plaga de ratas y cucarachas; volvió la preferia a la plaza del Altozano o los primeros pasos para la supresión de la zona azul.

La portavoz del PA, Carmela López, tiene una visión distinta de estos 100 días de gobierno PSOE-IU: «Un alcalde que no se dedica exclusivamente a la alcaldía, que tiene que repartir sus mañanas con el Huesna, que es quien le paga el sueldo público que esconde a los ciudadanos. Un gobierno liberado en su totalidad, 14 concejales que le cuestan al pueblo 130.000 euros al año más que el anterior gobierno. Ni un sólo proyecto propio, gestión nula que pasa por apuntarse los proyectos del anterior gobierno. Transparencia cero, y una web municipal abandonada que no informa a los ciudadanos. Las puertas abiertas se han convertido en ciudadanos dando vueltas por el ayuntamiento sin que nadie les reciba. Al mes de empezar, todos los concejales se han ido de vacaciones».

Por su parte, el portavoz del PP, Fernando Torres, ha resumido también en funcionamiento del nuevo gobierno: «Han sido los cien días más largos de la historia de Utrera. Carlos Guirao (IU), es un simple convidado de piedra. La actitud del alcalde de Utrera en las redes sociales ha producido entre los utreranos vergüenza ajena, siendo más propia de un adolescente que del alcalde de una ciudad de la importancia de Utrera. Ha conseguido el pleno empleo en el equipo de gobierno, trece concejales liberados y el alcalde sin hacer público su sueldo. En cien días de pan y circo de Villalobos, han dejado en el aire el futuro de varios proyectos de gestión, como la piscina municipal, el alumbrado eléctrico, el servicio de autobuses y obras como la calle San Fernando».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *