Una Virgen de Consolación tras la clausura

Una Virgen de Consolación tras la clausura

La amplia y rica historia de la Virgen de Consolación es conocida por todos. A pocos se les escapa la importancia que esta devoción tuvo en la Carrera de Indias, lo que hizo que dicha advocación esté presente en diversos rincones del continente americano, existiendo numerosos templos con ese nombre.

virgen consolacion - madres carmelitas 2También en la Península Ibérica, la imagen de la patrona de Utrera se convirtió en referencia para miles de personas que, durante los siglos XVII y XVIII, acudían en peregrinación y participaban en la romería que se celebraba en dicho lugar. Muchas hermandades, llegadas desde numerosas localidades, se hacían presentes ante la imagen de la Virgen que, por aquel entonces, estaba rodeada de una gran popularidad, siendo la mayor devoción mariana de la Baja Andalucía.

A raíz de la repercusión que tuvo aquella gran romería, el fervor a Consolación alcanzó cuantiosos rincones, especialmente de la geografía andaluza, existiendo imágenes que recuerdan la iconografía de la patrona utrerana. En la propia localidad, por ejemplo, es posible encontrar una talla, de pequeño tamaño, en la parroquia de Santa María de la Mesa, que representa a «la del barquito en la mano».

virgen consolacion - madres carmelitas 3Desde hace unas fechas, además, hay otro rincón de Utrera donde también recibe culto una imagen en honor a la Virgen de Consolación. Se encuentra en las instalaciones del convento de clausura perteneciente a las Madres Carmelitas, donde hasta ahora no contaban con ninguna estampa que hiciera presente a la patrona. Recientemente, una figura de una Virgen que existía en dicho recinto ha sido adaptada para conseguir que la principal devoción del pueblo también tuviera su sitio en el convento.

Así, un fiel colaborador de esta comunidad de religiosas se ha encargado de acometer los trabajos necesarios para ello. De esta forma, ha sido ataviada con un rostrillo del mismo estilo que el de Consolación, e incluso porta un pequeño navío en su mano derecha.

A partir de ahora, aunque la clausura no les permita acudir hasta el santuario de la patrona a rendirle pleitesía cada 8 de septiembre, las Madres Carmelitas también podrán rezar, como tantas y tantas personas hacen cada día, a «la del barquito en la mano».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *