La nueva vida de «Sansa» en Nueva York

La nueva vida de «Sansa» en Nueva York

De estar muerta de frío y hecha un ovillo entre dos coches aparcados, a correr en libertad en un enorme jardín rodeado de vegetación. La vida de la galga utrerana «Sansa» ha dado en pocas semanas un giro de 180 grados, gracias a la asociación Dedevida y la colaboración de Grateful Greyhound, esta perra dejó atrás las carreras atada a una moto a través de los caminos de la campiña utrerana y la ha cambiado por la tranquilidad y una estupenda familia que la ha acogido en Estados Unidos.
Casos como el de «Sansa» sirven para ponerle nombre y apellidos a la dura vida y al incierto futuro que tienen los galgos en este rincón de la geografía andaluza. Muchas personas se han quedado conmovidas cuando han conocido la historia de esta galga utrerana, que en pocos días se ha adaptado perfectamente a su nueva familia al otro lado del océano Atlántico. «La verdad es que estamos encantados por la difusión de esta historia, nos ha parado mucha gente por la calle para felicitarnos por este tema. La repercusión mediática del caso de «Sansa» ha llegado incluso a oídos de su familia norteamericana, que están encantados», explica Encarnación Ranea, una de las responsables de la asociación Ddevida.
«Sansa» se ha convertido en la niña mimada de este hogar estadounidense, que se encuentra en la zona oeste de Nueva York. Cerca de los rascacielos más grandes del mundo se enclava este oasis de tranquilidad en el que ahora vive «Sansa», junto a dos greyhounds de Usa, un galgo español y dos whippet (galgos enanos), completando una curiosa familia a la que se ha adaptado perfectamente. Uno de estos whippet ha cumplido nada más y nada menos que 17 años, una celebración a la que tampoco ha querido faltar «Sansa». La timidez e incluso el miedo dominaba todas las acciones de esta galga cuando fue encontrada por la asociación utrerana, de esa forma de ser poco queda ya en «Sansa», que convive de manera magnífica con el resto de la familia canina, niños y miembros de su nuevo hogar.
«Estamos en permanente contacto con su nueva familia americana, están encantados con ella, casi todos los días recibimos fotos y vídeos de su nueva vida, e incluso se llevan a «Sansa» a su lugar de trabajo», explica Encarnación Ranea. Vídeos en los que se puede comprobar como la galga se ha adaptado de maravilla a su nuevo hogar y convive de manera extraordinaria con el resto de mascotas que habitan la casa y con los más pequeños de la familia. «Sansa», que era el nombre que le pusieron a esta galga los voluntarios de Ddevida que la encontraron y cuidaron en primera instancia como está viviendo una nueva vida, ahora tiene también un nuevo nombre, ya que su familia norteamericana ha decidido ponerle «Valentina».
El caso de esta galga que se ha ganado el corazón de muchos lectores que han vibrado conociendo su historia, abre una ventana de optimismo en la profunda problemática que se vive con la raza de los galgos en lugares como Utrera. Esta raza, por sus peculiares características, lleva muchos años condenada al maltrato y al abandono por parte de algunos cazadores, que se despreocupaban de sus perros cuando ya no les sirven para las tareas de caza. Gracias a colectivos como Ddevida, hay algunos de estos animales que tienen una oportunidad y que como «Sansa», ahora «Valentina», el destino les reserva una maravillosa familia, donde pueden llevar una vida que nada tiene que ver con el abandono y el deambular sin sentido por calles y carreteras, donde muchas veces el final se traduce en un atropello mortal en cualquier cuneta.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *