Aldaba cambia el paisaje humano de Utrera

Aldaba cambia el paisaje humano de Utrera

Comparte esta noticia:

En la actualidad hay muchos huecos en la sociedad donde las instituciones no llegan con facilidad. Más allá del estado de las infraestructuras de las ciudades, de los bancos rotos y los parques descuidados, el paisaje humano sigue siendo lo más importante. Dentro de este aspecto cobran especial importancia los más pequeños, los niños, aquellos que no tienen la culpa de nada de lo que está ocurriendo y cuya inocencia debe seguir siendo el más importante de todos los patrimonios.
En Utrera, la asociación Aldaba, formada en el colegio salesiano, ha conseguido con trabajo, innovación y sacrificio cambiar el paisaje humano de una zona de la localidad como es la barriada de la Paz, azotada por el desempleo y las desigualdades. Desde hace varios años, este colectivo en el que colaboran decenas de personas, pone en marcha el proyecto «No Dudaría en Volver a Reír», una iniciativa dirigida a niños en riesgo de exclusión social y que trata de ofrecer a los más pequeños la posibilidad de escapar de la complicada realidad que viven, atendiendo a sus necesidades primarias y dotándolos de enseñanzas que les sirvan para alcanzar su autonomía.
En este programa participan unos 34 niños que residen en la Barriada de la Paz, y que tienen edades comprendidas entre 5 y 15 años, a los que Aldaba ofrece de manera semanal un importante ramillete de actividades. La idea de la iniciativa no es otra que la de servir como refuerzo a la actividad académica y al mismo tiempo ofrecer alternativas de ocio y lúdicas. Todo ello con la intención de inculcar una serie de valores en los más pequeños que les sirvan como herramientas válidas para afrontar la realidad en la que viven. Es un proyecto que es posible gracias a la ayuda de una serie de instituciones públicas, entre las que destaca el Ayuntamiento de Utrera y empresas privadas. Una idea que incluso fue premiada en el año 2013 con el Mostachón de Oro, el galardón más importante que se entrega en Utrera y que ahora ha recibido un apoyo de 8.000 euros por parte de la Obra Social La Caixa.
Un proyecto de estas características, que además funciona a lo largo de todo el año, no sería posible sin el equipo humano con el que cuenta esta asociación. Recientemente han hecho pública la memoria de las actividades del pasado año 2014, donde se refleja la inversión económica realizada con este proyecto, que ha llegado casi a los 20.000 euros. Una cantidad en la que se incluye la atención diaria a los niños que forman parte de este proyecto, poner en marcha la escuela de jóvenes y adultos, así como el campamento y la escuela de verano.
Con la llegada del periodo estival, la asistencia que presta Aldaba, se hace todavía más importante, ya que muchas veces estos niños, cuando acaba el colegio no disponen de recursos para llevar a cabo actividades. Las situaciones que muchos de estos niños encuentran en sus domicilios no son fáciles, por lo que el proyecto de Aldaba trata de normalizar en la medida de lo posible la vida de los más pequeños. Una asistencia fundamental, ya que en este caso la asociación utrerana es capaz de llegar a carencias sociales que se viven en el municipio, que en muchos casos no pueden ser resueltas por las instituciones.
Esta actividad consigue poco a poco cambiar el paisaje humano de un lugar con muchas dificultades en la localidad como es la Barriada de la Paz, ya que no son solo los más pequeños los que participan en este proyecto, donde también se ofrece asesoramiento y ayuda a los padres. Las actividades se ponen en marcha en el colegio salesiano de Utrera y también en el parque de Bomberos, en un proyecto en el que colaboran unos 30 voluntarios.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *