La derogación de la zona azul supondrá un coste económico aún sin calcular, según PA y PP

La derogación de la zona azul supondrá un coste económico aún sin calcular, según PA y PP

El anuncio de la derogación de las dos últimas ampliaciones de la zona azul por parte del alcalde, José Mª Villalobos, no ha sido bien acogido por la oposición. Dicha actuación es calificada como «una auténtica temeridad, porque sabemos que hasta el momento el alcalde no ha mantenido ningún contacto con la empresa concesionaria del servicio para estudiar el asunto», ha asegurado la portavoz del Partido Andalucista, Carmela López.
Los andalucistas no están de acuerdo con esta decisión y explican que «la supresión de las ampliaciones de la zona azul terminaría rompiendo el actual equilibrio económico, con lo cual solo quedan dos opciones, que sea el Ayuntamiento el que tenga que suplir lo que pierda la empresa o que la propia empresa decida tomar acciones legales contra el Ayuntamiento porque se modifiquen las condiciones que estaban pactadas en el pliego».
Otra de las razones esgrimidas por Carmela López, para estar en contra de la intención del gobierno municipal con respecto a la zona azul, tiene que ver con el precio de la tarjeta de los residentes. «Los residentes actualmente, después de la bajada realizada por el anterior equipo de gobierno, estaban pagando unos 30 euros anuales, seguramente si se suspenden las dos últimas ampliaciones, ese precio no se va a poder mantener y terminará subiendo, perjudicando así a los ciudadanos».
Por otra parte hay que tener en cuenta también, según el PA, «el futuro de los actuales trabajadores, que podría peligrar si se rompe el equilibrio económico de la empresa. La decisión del equipo de gobierno no es más que un capricho, un gesto de cara a la galería, al que se ven obligados por las promesas electoralistas que hicieron durante la campaña», concluye López.
Por su parte, la concejal del Partido Popular, Paqui Fuentes, apunta que por parte del equipo de gobierno «no se nos ha informado del coste económico que esta decisión tendrá para las arcas municipales. La zona azul es una medida positiva y beneficiosa para el comercio de las calles dónde está implantada, y permite la rotación de coches». Recuerda también que el anterior gobierno PA-PP atendió las quejas vecinales reduciendo a la mitad las plazas contempladas inicialmente en la ampliación prevista, y rebajó en un 50% el precio de la tarjeta de residente, para aquellas personas cuyas viviendas o comercios se situaran en los espacios regulados con zona azul.
Paqui Fuentes insiste en que si el actual gobierno persiste en derogar las ampliaciones de la zona azul, «el ayuntamiento tendrá que hacer frente al coste económico que esto supondrá, pues tendrá que abonar la parte que la empresa concesionaria deje de ingresar por reducir el número de plazas».
Hasta el momento, el gobierno PSOE-IU no ha anunciado la fórmula jurídica que empleará ni el coste que esta decisión tendrá para el ayuntamiento, así como se desconocen las nuevas fórmulas que pondrá en marcha para regular los aparcamientos rotatorios en el centro.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *