Terremoto en la Iglesia utrerana con el cambio de todos los párrocos

Terremoto en la Iglesia utrerana con el cambio de todos los párrocos

La Iglesia utrerana vivirá el próximo curso una importante reforma. Las tres parroquias de la ciudad cambian de responsables, una vez conocidos los nuevos destinos de los distintos presbíteros de la Archidiócesis de Sevilla.

Los únicos sacerdotes que se mantienen en Utrera son Joaquín Reina Sousa y Óscar Uwitonze, aunque dejan de ser párroco y vicario parroquial de San José, respectivamente. Ambos seguirán ostentando dichos cargos, aunque en la parroquia de Santa María de la Mesa. Además, Reina será también el rector del santuario de Consolación. Mientras, hasta la parroquia de San José llegará Florencio Gullón Macero, que venía trabajando como párroco de Santa María de las Nieves de Benacazón.

Juan Luis Rubio y Florencio Gullón

Juan Luis Rubio y Florencio Gullón

Por su parte, el hasta ahora párroco de Santa María, Ignacio Guillén Montoto, ha sido destinado a la parroquia de San Bartolomé Apóstol, de Aguadulce. Asimismo, ha sido nombrado capellán del hospital de la Merced, de Osuna.

En cuanto al párroco de Santiago el Mayor, Manuel Cano Castellano, deja este templo (aunque es nombrado párroco emérito) para quedar como adscrito a la parroquia Nuestra Señora de la Oliva, de Lebrija. A la parroquia de Santiago llegará Juan Luis Rubio Lora, quien hasta ahora se encontraba en la parroquia de San Fernando, de Carmona. Además, también trabajará como capellán del convento de la Purísima Concepción (Madres Carmelitas).

El Arzobispo de Sevilla ha dado a conocer los nombramientos y traslados que constituirán los nuevos destinos pastorales para el próximo curso. En su inmensa mayoría, los titulares de estos oficios eclesiásticos tomarán posesión canónica de los mismos en la primera quincena de septiembre.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

6 comentarios en «Terremoto en la Iglesia utrerana con el cambio de todos los párrocos»

  1. consolacion dice:

    Es una pena que a don Ignacio se lo lleven de Utrera. Él ha hecho que muchas personas volvieran a ir a misa. Es un párroco muy amable y muy cercano, hacía años que las misas de Santa María y Consolación no se veía tan llenas. Te echaremos de menos

  2. Tita dice:

    Es una pena que se lleven a Don Ignacio de Santa María, yo no soy de iglesias y vivo cerca desde que nací, pero este hombre tiene un carisma y una cercanía que llega a todo el mundo. Cosa que no se ve en esta iglesia desde hace años, solo tienen que ver las misas de antes y las de ahora. El arzobispo debería darse un paseito antes de destinar. A ver el que entre ahora si es capaz de conseguir lo que ha hecho don Ignacio.

  3. Paco dice:

    Es una lástima que la Iglesia de Utrera pierda uno de los principales recursos que tenía como era el Párroco de Santa María. Las cosas que hace este Arzobispo no hay quien las entienda. Al menos nos dejan a Joaquín Reina, que también ha hecho mucho por San José. Ojalá los nuevos sacerdotes que llegan vengan también con buen carisma. Suerte a todos!!

  4. Javier G. dice:

    Me parece muy injusto y muy triste que el arzobispo nos quite a Don Ignacio. Es el mejor cura que ha tenido Utrera en mucho tiempo, muy cercano a la gente y haciendo siempre su trabajo. Mi abrazo fuerte para él y siempre lo recordaremos. A los habitantes de Aguadulce les ha tocado la lotería con él. Espero que los nuevos curas que van a venir a Utrera sepan estar a la altura de las circunstancias, aunque Don Ignacio ha dejado el listo muy alto.

  5. José dice:

    Para mí la noticia que hubiese sido un terremoto que sería que los párrocos se habían preocupado por arreglar el acceso a las iglesias para las personas con movilidad reducida, y no cobrar ni bodas, bautizos y comuniones. Ése sería para mí el terremoto

  6. Juanma dice:

    Grandes cambios. Y dos grandes noticias. Primero que el párroco de Santiago por fin logra lo que quería él y todo el pueblo, que se fuese a su Lebrija. Y segundo, que Don Joaquín estará al cargo de Santa María, y de su querida Consolación.

    Esperemos que estos cambios se hagan notar de manera positiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *