La Virgen de Consolación, también de luto por la muerte de Salvador de Quinta

La Virgen de Consolación, también de luto por la muerte de Salvador de Quinta

No hay nadie más utrerano que la Virgen de Consolación, que desde la atalaya privilegiada de su camarín vela por todos sus hijos. Incluso Ella, «la del barquito en la mano», llora estos días la muerte de Salvador de Quinta.

Este martes, uno de los cuatro varales que sostienen el templete sobre el que se apoya la patrona de Utrera amanecía con un crespón negro en señal de luto. Cuatro velas encendidas a los pies de la Virgen querían recordar la figura de quien actualmente era el hermano mayor de su hermandad.

Aún ataviada con el manto verde y la saya blanca, era justo este martes cuando se le iba a cambiar el terno y cuando la imagen iba a ser vestida nuevamente. Y precisamente a esa convocatoria quería haber acudido De Quinta, porque «necesitaba acercarse a Ella», como recordó el párroco de Santa María de la Mesa, Ignacio Guillén, durante el funeral por su alma.

Ataviado con la túnica blanca de su hermandad de Jesús Nazareno, Salvador emprendía su particular chicotá hasta cielo, agarrado de la manigueta del paso de su Virgen de las Angustias, donde él solía estar. Su mirada a la Semana Santa, casi siempre a través del objetivo de una cámara de fotos, tendrá ahora un privilegiado balcón desde el que podrá contemplar a las no pocas hermandades de las que él era miembro. Y también desde allí arriba, seguirá escribiéndole a su pueblo, a su Utrera del alma, a su gente y sus costumbres, a sus cosas,…

Ahora, desde el mismo rincón del cielo donde se encuentra su padre, ambos podrán contemplar de cerca a la Virgen de Consolación. Mientras, su Niño, el que navega en el barquito «por los mares utreranos», se encontrará frente a frente con Salvador y acudirá a ese encuentro que este triste martes ambos tenían fijado a los pies de la Madre de Utrera.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *