Utrera 4-0 Pozoblanco: La rabia se plasmó en el césped

Utrera 4-0 Pozoblanco: La rabia se plasmó en el césped

Triunfo incontestable del C.D. Utrera en la matinal del domingo a costa de un Pozoblanco, rival directo en la lucha por el ascenso, que pagó los platos rotos de un equipo que se sentía maltratado en las últimas semanas. A puerta vacía, sendos dobletes de Alberto Pozo y Juanma Rojas dieron a los utreranos tres puntos que les devuelven a la zona de ascenso a una sola jornada del desenlace del campeonato.

utrera-pozoblanco-salida-jugadores-vestuarios

Los jugadores de Utrera y Pozoblanco saltan al césped del San Juan Bosco

En el atípico ambiente de un campo cerrado al público por los incidentes ya por todos conocidos, los jugadores del Utrera saltaban al terreno de juego con el calor que desde fuera del San Juan Bosco les brindaban los centenares de aficionados utreranos congregados entre la «fan zone» preparada por el club en la Calle Soleá y la terraza del bar «El Espeto de Málaga». Mentalizados desde el primer minuto de la importancia del choque pese a lo complicado de la semana de trabajo, los de Miguel Ángel Montoya buscaron y encontraron el protagonismo del partido, que siempre dio la sensación de estar donde ellos quisieron.

utrera-pozoblanco-peña-rincon-aficion-terraza-bar-espeto-malaga

Miembros de la peña utrerista «El Rincón» seguían el partido desde la terraza del bar «El Espeto de Málaga»

Tras los primeros y habituales minutos de reconocimiento, imprecisiones y balones en largo, los hombres de ataque del conjunto utrerano empezaron a asociarse con cada vez más asiduidad. Fruto de ello fue el primero del partido, obra de Alberto Pozo tras una magnífica acción colectiva: apertura a banda con el exterior de Juanjo para la subida de Jesús Cruz, que ganaba línea de fondo y la ponía al punto de penalti, donde Blanco sorprendía con un sutil toque de tacón hacia la frontal que el goleador utrerano enviaba al fondo de la red de un tremendo trallazo que golpeó el larguero con violencia antes de introducirse en la portería.

utrera-pozoblanco-jugadores-saludan-aficion-calle-solea

Los jugadores utreranos celebraron el triunfo con la afición congregada en la «fan zone» de la Calle Soleá

Con el 1-0, el dominio utrerano se acrecentó aún más, si bien la falta de puntería impidió que los utreranos se fueran con una ventaja mayor al descanso. No en vano, los de Montoya dispusieron de hasta tres ocasiones muy claras para haber anotado el segundo, si bien ni Alberto Pozo, de vaselina, Blanco, con un disparo al muñeco tras un garrafal error de la zaga pozoalbense, ni Orozco, que estrelló en el poste un disparo desde la frontal, consiguieron el que habría sido posiblemente el resultado más justo al término del primer acto.

Cientos de personas disfrutaron del partido en la «fan zone» con una pantalla en la calle Soleá

Cientos de personas disfrutaron del partido en la «fan zone» con una pantalla en la calle Soleá

En el segundo, el partido se ponía de cara muy pronto. Una carrera por la banda de Jesús Cruz, autopase incluido, le permitía llegar a las inmediaciones del área antes que el meta rival, Pedro, que derribaba al utrerano cuando era el último hombre. La roja directa, muy clara, daba el dominio al Utrera con aún más claridad nada más arrancar el segundo tiempo. Las ocasiones empezaron a sucederse con cada vez más frecuencia hasta que, cerca de la hora, llegaba la más clara, ya que el colegiado señalaba penalti en un gambeteo dentro del área de Alberto Pozo, que acabó siendo derribado por José Luis. No obstante, Ángel, portero suplente, adivinaba la intención de Yoni en el lanzamiento del conjunto utrerano, que empezaba a perdonar demasiado.

El alcalde se unió a la celebración tras la victoria del Club Deportivo Utrera

El alcalde se unió a la celebración tras la victoria del Club Deportivo Utrera

No obstante, el carrusel de oportunidades de gol de los utreranos acabó teniendo su premio en el ecuador de la segunda mitad, cuando Dani Muñiz, desde la derecha, encontraba en el segundo palo a Alberto Pozo, listo para empujarla y hacer el de la tranquilidad. El 2-0 terminó de matar a los «tarugos», que sufrieron hasta el final el asedio constante de los utreranos, conscientes de que cada gol cuenta para la consecución del objetivo. Cómo no, el más enchufado en los minutos finales de partido fue Juanma Rojas, que volvió a aprovechar sus minutos para ampliar su cuenta goleadora con otros dos tantos. El 3-0, nada más entrar el ariete utrerano, llegaba otra vez gracias a una asistencia de Dani Muñiz, en una jugada muy parecida a la del segundo, aunque esta vez con «Pichón» como máximo protagonista. Y el «16» utrerista volvía a entrar en acción minutos más tarde con el 4-0 definitivo, de un sutil toque dentro del área que sorprendía al guardameta cordobés.

Con esta victoria, se añaden al casillero utrerano tres puntos imprescindibles para llegar a la última jornada con aspiraciones reales de subir de categoría. El modo en el que se han logrado, además, insufla una inyección de moral tremenda en la plantilla utrerista, que supera en la tabla y el «gol average» particular con un sonoro triunfo a un rival directo en esta apretada lucha. A la espera del resto de resultados de la jornada, el C.D. Utrera es líder provisional de la categoría, con dos puntos de ventaja sobre el Castilleja, que visita la difícil cancha del Atlético Villanueva, y entre tres y cuatro por encima de Espeleño y Antoniano, que se miden esta tarde en Lebrija. El festival de goles y la comunión de la grada con la afición, que salió del campo a aplaudir a los cientos de utreranos que abarrotaron la Calle Soleá, el mejor anticipo de la fiesta definitiva. Esta, si todo va bien, se vivirá el próximo fin de semana en Córdoba con la consecución matemática del ascenso a Tercera División.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *