La justicia da la razón al alcalde de Utrera y lo declara inocente de la quiebra de Produsa

La justicia da la razón al alcalde de Utrera y lo declara inocente de la quiebra de Produsa

La justicia ha dado la razón al alcalde de Utrera, Francisco Jiménez (PA) y lo ha declarado inocente en relación a la quiebra de la Sociedad de Promoción y Desarrollo de Utrera (Produsa). El juzgado de lo mercantil número 2 de Sevilla ha determinado que el cierre de esta empresa pública ha sido fortuito, al no observar ningún tipo de irregularidad.

Lo dio a conocer ayer el propio alcalde, quien ofreció una rueda de prensa para dar a conocer los detalles de una sentencia que exculpa a los consejeros delegados, al consejo de administración y al alcalde como presidente de la entidad. Arropado por sus concejales y allegados, Jiménez puso de manifiesto que la resolución judicial «confirma que la razón estaba de mi parte cuando, en el pleno municipal, expliqué todas las cuestiones que me plantearon».

El juez «analiza y desmonta los argumentos esgrimidos para declarar el concurso como culpable». En este sentido, el regidor utrerano puso de manifiesto que la insolvencia de Produsa vino por el impago de su mayor acreedor -la empresa Aroa-, que había comprado un suelo de Vistalegre al ente público por el que debía 1,5 millones; los impagos del alquiler por parte de muchos de los inquilinos de las viviendas sociales construidas por la propia sociedad; y la imposibilidad de ejecutar la obra de reurbanización de la barriada Los Militares.

De igual modo, consta que Produsa tenía sus cuentas regularizadas y auditadas voluntariamente hasta el año 2010 y contra estas cuentas nunca ha existido ninguna impugnación formal, ni se ha cuestionado su contenido por lo que son totalmente válidas. Asimismo, se reconoce que la empresa generó beneficios de explotación durante los años 2008, 2009 y 2010.

Con respecto a la deuda pública -Seguridad Social y Agencia Tributaria-, la empresa tenía aplazamientos garantizados con ambas entidades e incluso consta un certificado de la Tesorería General de la Seguridad Social del año 2011 en el que la deuda era casi inexistente (42,19 euros).

El juez entiende las dificultades en la gestión de la empresa, como consecuencia de la huelga de los trabajadores durante el período en el que se presentó la solicitud del concurso de acreedores, y resta importancia a los posibles errores contables o de valoración del patrimonio, ya que son de muy poca cuantía y principalmente porque no afectan a ningún tercero. Igualmente, el juez también da la razón de nuevo a las alegaciones de la defensa en cuanto a la justificación de un curso de formación, que fue justificado en marzo de 2012.

La fiscalía pedía cinco años de inhabilitación para el alcalde, así como para el consejero delegado José Jiménez Álvarez. También reclamaba tres años de inhabilitación para Juan Luis Montoya López, Carlos Javier Sánchez Soto y los representantes de las sociedades Impro y Prodetur (pertenecientes a la Diputación provincial de Sevilla). Para los miembros del último consejo de administración, pedía dos años de inhabilitación para Juan Carlos García Marín, Consuelo Navarro Navarro, Antonio Plata Casado y Francisco Carrasco Calero. Sin embargo, todos ellos han sido absueltos con esta resolución judicial que ahora se ha conocido.

En palabras de Francisco Jiménez, esta sentencia «es un éxito completo y, como ya dije en su día, soy una persona honrada y lo iba a demostrar judicialmente, como hoy estoy haciendo». Asimismo, ha recordado que la situación de Produsa ha sido «el único argumento del PSOE en mi contra. Han intentado eliminarme judicialmente, porque José María Villalobos quizás no se atreve a enfrentarse a debatir conmigo sobre Utrera y sus problemas».

El alcalde reconoció haber vivido «los peores momentos», ya que ha tenido que leer «insultos y descalificaciones. Durante este tiempo, he tenido que oír y ver escritos en panfletos y periódicos por las calles de Utrera todo tipo de improperios, y me han acusado de corrupto, de estar imputado –cuando nunca lo he sido- y de haber llevado a la quiebra a la empresa municipal. Cualquier cosa ha servido para manchar mi honor, y he guardado silencio hasta ahora, que lo rompo con esta sentencia». También recordó que, en numerosas ocasiones, Villalobos le pidió pedido que presentara su dimisión, «y dije que lo haría si el resultado del concurso era el contrario a lo que yo defendía, entre otras cosas, porque nunca he tenido apego al cargo, sé cómo ganarme la vida fuera de la política como siempre he hecho. Pero también dije que, si se demostraba mi inocencia y la limpieza en todo el proceso, como ahora se demuestra, entonces a quienes pedían mi cabeza no les quedaría otra alternativa que presentar su dimisión. Hoy estoy seguro que son incapaces de tan siquiera pedir disculpas por tanto daño hecho».

Finalmente, volvió a recordar que tiene «las manos limpias, algo que no pueden decir otros. Y, además, hay una sentencia que lo confirma». Jiménez destacó que «no todos somos iguales en política. Hoy reivindico mi honor en mayúsculas, frente a todos esos que me han acusado en falso, y lo hago de la mejor manera posible: haciendo todo lo que esté en mi mano para volver a ganar las elecciones municipales, para que no saquen rédito político quienes sólo tienen la indignidad y la mentira como bandera, esos que nunca hicieron nada por nuestro pueblo y que se niegan a reconocer cómo hemos avanzado». En este sentido, comentó que cuando llegó al gobierno local, el Ayuntamiento «estaba en muy mala situación por culpa del PSOE, y no me fui nunca a los tribunales, sino que me dediqué a resolver los muchos problemas que había heredado. Me siento orgulloso de que hoy Utrera y su Ayuntamiento sean un ejemplo de solvencia y de eficacia». También agradeció las muestras de afecto y de apoyo que ha recibido por parte de los utreranos, ya que «no han necesitado ninguna sentencia para seguir confiando en mí».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *