La Junta de Andalucía exige al colegio Rodrigo Caro lo contrario de lo que pide a otros centros

Después de 10 años de celebración, este Viernes de Dolores no saldrá a la calle la procesión escolar que organizaba el área de Religión del colegio público Rodrigo Caro. Esta circunstancia viene originada por las quejas de algunos padres, que han hecho que la Junta de Andalucía obligue a que todo el centro participe en esta actividad, algo que el claustro de profesores ha rechazado dado el carácter religioso de la misma. En este sentido, se da la circunstancia de que el gobierno andaluz exige al centro educativo de Utrera lo contrario de lo que pide a otros colegios de la región.

Es el caso de las instrucciones dadas por la delegada de Educación en la provincia de Córdoba, Manuela Gómez (PSOE), al recordar que este tipo de actividades «debe enmarcarse en la programación del área de religión católica», cuya preparación «estará circunscrita exclusivamente a dicha área». Además, al desarrollarse la citada iniciativa dentro del horario escolar, el centro «deberá prever el pleno funcionamiento del servicio público, arbitrando las medidas necesarias para atender educativamente al alumnado que no participe en ella», según el documento al que ha tenido acceso Utrera Digital.

Estas indicaciones son exactamente las que hasta ahora se seguían por parte del colegio Rodrigo Caro, al tratarse de una actividad complementaria enmarcada en el área de Religión y destinada a los alumnos que cursan dicha asignatura, que son la inmensa mayoría de los 425 escolares con los que cuenta el centro. Por su parte, la pequeña minoría de chavales que no están matriculados en la citada materia participaba en una actividad de cuentacuentos en la biblioteca del recinto.

Sin embargo, en esta ocasión, la delegación de Educación de la provincia de Sevilla obliga al colegio utrerano a que dicha propuesta religiosa sea puesta en marcha de manera conjunta por parte de las distintas áreas del centro, como una tarea integrada. De esta forma, la Junta de Andalucía invita a que la procesión escolar se celebre pero como una actividad del conjunto de los alumnos, y no en exclusiva para los de Religión.

La línea marcada por la delegada cordobesa hace referencia a que, si se organiza desde los órganos de gobierno de los centros públicos educativos este tipo de actividades «de tan significativa confesionalidad, se podría estar poniendo en cuestión la obligada neutralidad de los poderes públicos». Además, señala que la organización conjunta de dicha iniciativa «puede coaccionar» a los alumnos y sus familias, «obligándolos a declarar sus propias convicciones para verse eximidos de realizar tal actividad». Pero el documento firmado por Manuela Gómez da un paso más, y recuerda que «los centros disponen de autonomía pedagógica, de organización y de gestión en el marco de la legislación vigente».

Tras la exigencia planteada por la Junta de Andalucía en el caso de Utrera, el claustro de profesores del colegio Rodrigo Caro acordó su negativa a celebrar la procesión escolar en los términos planteados por la delegación provincial. Dicha decisión se debe a la evidente connotación religiosa que trae consigo esta actividad.

La polémica surge a raíz de las quejas y denuncias por un reducido grupo de padres, que han exigido participar en actividades religiosas, como ya ocurrió con el concierto de Navidad, pese a no tener matriculados a sus hijos en la asignatura de Religión.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *