El indigente fallecido tenía seis costillas rotas y perdió un litro de sangre

La Audiencia Provincial de Sevilla acogió ayer la celebración del segundo día del juicio a los dos jóvenes acusados de asesinar a un indigente. En esta ocasión, dos forenses han asegurado que el fallecido perdió un litro de sangre por una herida abdominal y que le dieron golpes que le provocaron la pérdida de tres dientes y la fractura de seis costillas.

Los dos forenses que le hicieron la autopsia al cadáver reiteraron que el indigente tenía golpes por todo el cuerpo incompatibles con una caída, y destacaron la violencia que presentaba el cuerpo. El hombre murió el 18 de junio de 2013 mientras le curaban en el Centro Hospitalario de Alta Resolución (CHAR) de Utrera de una herida en el labio superior que era tan profunda que permitía ver el hueso maxilar, momento en el que sufrió una parada cardíaca. La autopsia posterior determinó que la víctima había muerto por la herida que tenía en el intestino delgado, que le provocó la pérdida masiva de sangre -una quinta parte de la que tiene un cuerpo humano- y una peritonitis.

Los forenses afirmaron que esa herida mortal no habría sido visible aunque el hombre, que medía 1,68 y pesaba 45 kilos, hubiera sido atendido un día antes, a lo que se negó tras sufrir la agresión. La forense que levantó el cadáver, por su parte, confirmó los numerosos cardenales y arañazos que tenía en la cara, el tórax, los hombros, las manos, las rodillas y el pie derecho, y concluyó que la causa de la muerte fue por los traumatismos y no por una o varias caídas.

Durante su testimonio, la juez mostró un palo de más de un metro de largo que se habría empleado para la agresión y que se encontró en las inmediaciones de la caseta de bombeo de agua en la que se refugiaba la víctima.

Los tres médicos rechazaron que la muerte se hubiera podido provocar por dos pedradas, que fue lo que admitió uno de los acusados que le propinó, aunque dijo que lo hizo en defensa propia porque el indigente le golpeaba con un palo. En el juicio, que continuará toda la semana y se celebra con jurado popular, la fiscalía pide 20 años de cárcel para cada acusado por un delito de asesinato, mientras que sus defensas solicitan la absolución porque uno alega que se limitó a defenderse y el otro asegura que no estuvo en el lugar de los hechos.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *