Uno de los acusados de matar al indigente a pedradas alega que le golpeó para defenderse

Uno de los dos jóvenes acusados de asesinar a un indigente golpeándolo con una piedra ha alegado que lo hizo para defenderse y evitar ser agredido por el fallecido. Por su parte, el otro imputado ha afirmado que no tiene ninguna relación con el caso y que no estuvo en el lugar donde ocurrieron los hechos.

Ambos declararon ayer en la Audiencia Provincial de Sevilla, que acogió la primera jornada del juicio con jurado popular. Según el primero de los acusados, la noche en que ocurrió el suceso –en la madrugada del 17 de junio de 2013- él circulaba con su ciclomotor por el Camino del Zarate, donde se encontró con la víctima y le pidió que le acercara a su casa. En ese momento, «me pidió un cigarrillo, le dije que no tenía y me empujó», afirmó ayer este utrerano de 21 años. Durante su declaración, aseguró que la víctima le golpeó primero con un palo, por lo que «le revoleé una piedra». La escena se repitió, según este joven, lo que motivó que cogiera una piedra «y le di en la barriga», pero «en ningún momento pensé que podía fallecer».

Durante la primera sesión del juicio, el primero de los implicados aseguró que «no conocía de nada» a la víctima, y afirmó que logró huir del lugar del suceso, aunque dejando tirada la moto, ya que el indigente «venía corriendo detrás de mí». Precisamente tras abandonar el vehículo en el citado camino, acudió al cuartel de la Guardia Civil a poner en conocimiento que había dejado el ciclomotor, aunque no relató lo que le había sucedido porque «tenía miedo de que me fuera a ocurrir algo».

Por otro lado, este individuo negó que el otro imputado, de 22 años, estuviera con él en el momento de la discusión, afirmando que precisamente en ese instante se dirigía a devolverle un teléfono móvil. Éste afirmó que esa noche estuvo en casa de su abuela, junto a su padre y su tía. Aseguró que recibió una llamada de su amigo, diciéndole que le habían robado la moto, y que por eso se desplazó hasta la casa del primer implicado.

También en el juicio pudo escucharse ayer a un vecino de la zona, que declaró como testigo protegido, tras una mampara para guardar su anonimato. Según contó, su mujer le despertó porque «había oído unos ruidos», contemplando desde la ventana de su piso a un hombre «con una linterna y pegando a un indigente que había allí», al tiempo que escuchó «golpes de piedras y de palos». Con su domicilio situado a unos 200 metros del lugar del incidente, afirmó escuchar gritos del indigente pidiendo que se fueran porque iban a acabar con su vida, siendo precisamente este testigo quien avisó a la Guardia Civil. De hecho, dijo escuchar a una persona advirtiendo a otra de la llegada de los agentes, por lo que intuyó que «debía haber otro o varios más».

Finalmente, el indigente, de 49 años de edad, falleció horas más tarde como consecuencia de las heridas que presentaba. La fiscalía pide 20 años de cárcel para los dos acusados por un delito de asesinato, así como que hagan frente al pago de una indemnización de 27.000 euros a los familiares de la víctima. Por su parte, los abogados de los imputados piden la libre absolución de los dos.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *