- Utrera Digital - https://www.utreradigital.com/web -

Un cambio en el centro comercial «Los Molinos» buscará su reactivación

En los últimos años, el centro comercial «Los Molinos» se presenta como un recinto prácticamente desierto, que poco se parece al proyecto que fue en sus inicios. Coincidiendo con el anuncio de diversas iniciativas empresariales en el entorno, existe la intención de poner en marcha una medida que trate de reactivar la actividad de dicho centro comercial.

En este sentido, se están iniciando los trámites para que los locales de ese recinto que dan a la avenida General Giráldez puedan tener su entrada desde esta misma calle, para que sean más visibles al público y llamen más la atención. En la actualidad no es posible entrar a estos negocios desde la calle, siendo obligatorio acceder al interior del inmueble por una puerta situada en el extremo opuesto.

Es una medida que busca la reactivación de este espacio comercial, que en su día fue una referencia en la localidad y donde estaban presentes importantes marcas de moda internacionales. La llegada del centro comercial «Almazara Plaza» y la marcha de muchas de estas tiendas a sus instalaciones fue un mazazo importante para «Los Molinos», un golpe del que ya no se pudo recuperar. Lo peor venía en el año 2012 cuando las salas de cine que se encontraban en este edificio también echaron el cierre, dejando el edificio con apenas dos o tres negocios abiertos.

Se trata de un centro comercial con bastantes posibilidades, dotado de aparcamientos subterráneos y muy cerca del centro histórico de la localidad. Por ello, se espera que ahora también se pueda ver beneficiado por el movimiento comercial que se está produciendo en la zona, con la apertura de algunos negocios nuevos.

No es el único centro comercial de Utrera que en la actualidad no pasa por sus mejores días. El antiguo mercado de abastos («Utrera Plaza») también vive en la actualidad muchas dificultades. Este espacio fue objeto de una importante reforma para convertirse en un lugar de referencia para las compras pero, poco a poco, se han ido marchando los negocios que allí se ubicaban, para terminar quedándose prácticamente vacío.