Las mujeres piden paso en las cofradías de Utrera

Las mujeres piden paso en las cofradías de Utrera

Es un hecho que cada vez son más las mujeres que desempeñan un papel fundamental en las hermandades, ocupando cargos de relevancia. A ello se unió el decreto de monseñor Asenjo de 2011, en el que obligó a las cofradías a aceptar la incorporación de las mujeres nazarenas, ya que todavía en esa época había algunas que no lo permitían.

a partir de ese momento, se normalizó la completa participación de la mujer aunque aún son contados los cargos de trascendencia que ocupan en las hermandades. Hoy, en pleno debate de la igualdad de género, Utrera Digital ha querido dar voz a algunas mujeres que tienen o han tenido responsabilidad en el ámbito cofrade aunque sigue siendo una presencia testimonial, ya que la participación de los hombres sigue siendo muy superior a la de las mujeres.

«Fui la primera sorprendida por mi elección»
Mª ÁNGELES MÁRQUEZ. Pregonera. Uno de los hitos más destacados de la historia cofrade utrerana lo marcó Mª Ángeles Márquez al convertirse en la primer mujer que pronunció un pregón en la Semana Santa en el año 1991. Reconoce que «yo fui la primera sorprendida cuando me llamaron diciéndome ‘Vas a ser la pregonera de la Semana Santa’». Hasta aquel momento ninguna mujer había anunciado la pasión, muerte y resurrección del Señor: «temía un poco por el público porque, al ser la primera mujer, rompía unos moldes a los que no estábamos acostumbrados. Pero nunca me encontré con un comentario misógino; solo hubo un hombre que me comentó que si sabía donde me metía», explica Márquez.

Mª Ángeles Márquez

Recuerda como sentada frente a la máquina de escribir donde creó su pregón «me pregunté en muchas ocasiones quién me había mandado a mí decir que sí, pero finalmente todo salió bien y para mí fue una alegría». Un pregón que supuso una llamada al resto de mujeres ya que, «cuando pronuncié el pregón, es como si hubiera tenido una llave en mi mano y gracias a Dios esa llave ha ido pasando de una mujer a otra».

25 años después, una mujer volvía a pregonar la Semana Santa en 2016, Consolación Guerrero. Es un número muy escaso de pregoneras porque, a juicio de Márquez, «el cofrade de Utrera es muy tradicional». La figura de la mujer pregonera sigue siendo una presencia testimonial con respecto a la masculina, ya que en los 65 años de historia que tiene el pregón de la Semana Santa en Utrera solamente en dos ocasiones ha estado protagonizado por una fémina. «La mujer siempre ha estado presente en el mundo cofrade, no ha estado en el atril pero ha trabajado muchísimo en las juntas de gobierno, en los talleres de bordado, limpiando la plata,…», y  «las cofradías han mejorado desde que las mujeres forman parte de las juntas de gobierno, lo que  para mí es una satisfacción enorme». De hecho, Mª Ángeles Márquez recuerda que no solamente fue pionera en pregonar la Semana Santa, sino  también en pregones eucarísticos y de glorías. En total, «tengo hechos más de 40 pregones».

«Seguimos siendo minoría»
ALICIA DOMÍNGUEZ. Secretaria. No es la única mujer que compone la junta de gobierno de la hermandad de los Muchachos de Consolación. Junto a ella hay dos mujeres más, Pilar Carmona Fernández, que forma parte del equipo de Mayordomía; e Isabel Moreno Toledo, diputada de Caridad. En palabras de Alicia, «las mujeres en nuestra hermandad están muy integradas, aunque seguimos siendo minoría dentro de la junta de gobierno».

Alicia Domínguez

Esta joven es una muestra de las mujeres que en la actualidad  forman parte de las juntas de gobierno, ocupando puestos de gran responsabilidad. Pero hasta el momento ninguna ha ocupado el cargo de hermana mayor en las distintas cofradías que componen la Semana Santa de Utrera. Alicia considera que «si en algún momento la hermandad necesita que ocupe ese cargo, lo intentaría hacer lo mejor posible. Aunque personalmente no me importa que función desarrollar. Lo realmente importante es estar a disposición de la hermandad, ayudar, colaborar y hacer un buen trabajo».

En los tres años que lleva ocupando ese papel en la junta de gobierno –dos como secretaria segunda, y ahora como secretaria-, asegura que nunca se ha sentido desplazada e infravalorada por ser mujer: «considero que ocupo uno de los cargos más comprometidos y con más trabajo. Desde mis inicios he contado con la ayuda de los demás miembros de la junta, hombres en su mayoría».

En cuanto a la integración total de la mujer en el mundo de las hermandades, explica que «independientemente del sexo hay que tener ganas y tener tiempo para dedicárselo a la hermandad».

«A la mujer le falta dar el paso»
PATRICIA CAMPOS. Prioste. Es la única mujer que forma parte de la junta de gobierno de la hermandad de Los Estudiantes. Patricia Campos ocupa el cargo de prioste, siendo la primera mujer en hacerlo en Utrera, un puesto generalmente ostentado por hombres. «Antes las mujeres iban a las hermandades para limpiar, puesto que el hecho de ver a una mujer montada en un paso poniendo un tornillo, usando una taladradora o cogiendo peso era algo a lo que el hombre no estaba acostumbrado», explica.

Patricia Campos

Esta joven precursora en encabezar un equipo de priostía considera que la escasa nómina de mujeres en este cargo actualmente se debe «más a las limitaciones que la propia mujer puede ponerse que a las que puede llegar a ponerle un hombre. Poco a poco vamos entrando, pero tal vez todavía haya mujeres a las que le falta dar el paso y decir ‘soy capaz de hacerlo’».

Recuerda cómo de pequeña, al leer el boletín de la hermandad en el que se requería la ayuda de aquellos hermanos que quisieran colaborar, se presentó en la secretaría de la corporación salesiana, y así comenzó su andadura en la cofradía del Martes Santo utrerano: «entré primero en la junta de gobierno como diputada de juventud, mi siguiente cargo fue segunda prioste y ahora soy primera».

Responsable de la estética de la cofradía, de la limpieza y del mantenimiento de los enseres de la hermandad, montaje de pasos, altares de culto y cuidado de las imágenes, explica que «en mi hermandad nunca he tenido problemas con ningún hombre por ejercer este cargo, pero es cierto que la gente de fuera que me ven montada en un paso sí lo puede ver un poco raro».

«La camarera suele ser mujer por tradición»
MERCEDES MENA. Camarera. El papel principal de esta hermana de la hermandad de Jesús Nazareno y camarera de la Virgen de las Angustias es «cuidar a la Virgen, preparándola, manteniendo su ajuar en cuanto a joyas, tocados, pañuelos y puños, entre otros elementos». Un cargo que habitualmente desempeñan mujeres, y que Mercedes considera que ocurre así «por tradición; no creo que sea por cuestión de sexos. Porque los términos de feminismo y machismo no son conceptos que entren en el mundo de las hermandades en cuanto a la función de camarera. Creo que es porque sea una mujer la que atiende a otra mujer en el momento de intimidad que conlleva vestir a la Virgen». Una tarea que, según esta utrerana, podría desarrollar igualmente un hombre «puesto que es una función que va muy ligada a la emoción, es cuestión de corazón. De hecho, yo conozco casos en la ciudad de Sevilla en los que los hombres desempeñan este papel que habitualmente ocupan las mujeres».

Mercedes Mena

Junto a la figura de la camarera es destacada la presencia del vestidor, en este caso Francis Peña, para quien esta utrerana tiene palabras de agradecimiento: «si la Virgen siempre está tan bien vestida y tan elegante es gracias a él». Juntos preparan a la Virgen de las Angustias para la salida procesional, la corona dolorosa, los cultos y besamanos, y para los distintos tiempos litúrgicos, en total una decena de vestimentas, lo que hace que esta dolorosa utrerana sea una de las que mayor número de ternos luce a lo largo del año.

Desde su llegada en noviembre de 2014, Mercedes ha intentado incrementar el patrimonio de esta dolorosa: «hemos hecho un manto bordado en oro, una saya también en oro que ya la estrenó y que este año la volverá a llevar en la corona dolorosa».

Gracias a la función que realiza dentro de la hermandad se mantiene muy cerca de la Virgen, a la que también le tuvo devoción su abuelo, y que mantienen sus tíos y su padre. «Para mí es un regalo, un honor y un privilegio, a la vez que una gran responsabilidad». Son muchos los momentos vividos junto a Ella, y reconoce que «para mí es realmente emocionante vestirla para la salida, y cuando ya está preparada ver la caras de los hermanos y de la cuadrilla de costaleros. También recuerdo de forma muy especial cuando estuvimos vistiendo a la Virgen primero embarazada de mi hijo Ignacio y después de mi hija Mercedes». A todo ello hay que sumar «momentos de intimidad en los que le agradezco o le pido por algún hermano».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *