- Utrera Digital - https://www.utreradigital.com/web -

El castillo afianza el lienzo de la muralla que corría riesgo de derrumbe

Continúan los trabajos para poner en valor el castillo de Utrera. Estos días se está ejecutando un proyecto que permite afianzar un lienzo de su muralla que corría riesgo de derrumbe. En concreto, es el de la zona suroeste de la antigua fortaleza, que mira hacia la plaza Ximénez de Sandoval.

Como ya ocurrió con el fragmento de muralla contigua, también esta vez se va a dejar una estética en la que, como marca la norma, se aprecie cuál ha sido la creación actual frente a la restauración de otros elementos originales. Así, se está instalando una plancha vertical de hormigón que logre sostener el citado lienzo, que sirve como cierre al patio de armas. «Se aprecian las grietas que presenta ese trozo de la muralla, por lo que teníamos cierto temor de que pueda venirse abajo», ha explicado el alcalde, José María Villalobos (PSOE), durante una visita a las obras.

Esta intervención se sumará a la actuación prevista en torno al lienzo que ya puede contemplarse desde la calle Fernanda y Bernarda, cuando quedó al descubierto una vez fueron demolidos varios inmuebles. En este sentido, el Ayuntamiento está en negociaciones para poder adquirir algún edificio más de ese entorno, que sumar a los que ya se han ido eliminando. Y es que, a lo largo de muchas décadas, se han realizando construcciones alrededor del castillo, provocando que esté más escondido y pase desapercibido.

Según anunció el regidor local, ya se ha adjudicado la redacción del proyecto de actuación sobre el lienzo noroeste, hacia Fernanda y Bernarda. Una vez que esté preparado el documento, saldrá a licitación para que se desarrolle, siendo en este caso restaurado, respetando las piezas originales, al no presentar problemas estructurales. La intención del Consistorio «es no parar. Vamos a enlazar ambas restauraciones, para después continuar con las actuaciones de ajardinamiento y adecentamiento de la calle que se creará a los pies de la muralla, donde se colocarán los adoquines que fueron retirados de calles como Menéndez Pelayo y Catalina de Perea».

Por otro lado, también el Ayuntamiento está trabajando ya en la preparación del estudio de detalle que dibuje cómo quedará toda esa nueva ronda peatonal que rodeará el monumento. La parte que ahora se ve en Fernanda y Bernarda podrá conectarse en un futuro con la calle Ruiz Gijón –donde el Consistorio ya adquirió otra parcela-, mientras que por el otro lado se unirá con la entrada al castillo a través de una calle que nacerá en el interior del actual recinto vallado.

En palabras de Villalobos, «la recuperación del castillo es uno de los anhelos de toda la ciudad, y esperemos que muy pronto sea una realidad». En cualquier caso, el alcalde ha señalado la magnitud de este proyecto, al que todavía le restan varios años para poder verse culminado.