- Utrera Digital - https://www.utreradigital.com/web -

Javier Campanario abre su propia escuela de boxeo en Utrera

El boxeador utrerano Javier Campanario ha puesto en marcha su propio club de boxeo, un proyecto que nacía el pasado mes de noviembre con la intención de recuperar el protagonismo y el esplendor que este deporte tuvo entre los años 60 y 90. «Utrera siempre ha sido cuna del boxeo con deportistas a nivel nacional e internacional, y espero que muy pronto recuperemos la importancia y tengamos otro campeón», comenta el utrerano.

Éste no es el primer club de boxeo del municipio, aunque sí el único dirigido por uno de los mejores boxeadores de la historia de España que, después de 13 años de su retirada, explica que «siempre soñé con tener mi propia escuela y enseñar este bello deporte».

Con un palmarés histórico en la mano, el boxeador Javier Campanario es sin lugar a dudas uno de los mejores deportistas de de Utrera. Hasta en seis ocasiones se proclamó campeón de España de boxeo peso gallo, fue subcampeón de Europa en la misma categoría y en 1997 luchó por el título de campeón del mundo en Tailandia. Además, el «lobo de Utrera», como es conocido en el mundo del boxeo, recibía una réplica del cinturón del título mundial de la (WBC) que lo reconoce como subcampeón del mundo del peso gallo en 1997, año en el que el utrerano perdió el título mundial celebrado en la ciudad de Phuket ante el tailandés Sirimongkol Singwancha. El 3 de octubre de 1997, el utrerano volvía pelear por un título mundial de prestigio, el Europeo del peso gallo ante el danés Johnny Bredahl en Copenhage, aunque tampoco lograba conquistar el cinturón continental.

Una trayectoria fulgurante que este utrerano quiere inculcar a sus casi 40 pupilos que forman parte del proyecto del utrerano. «Cada día son más los que se acercan al club, para mí es un orgullo la aceptación que ha tenido el club». Sobre el ring hay niños de 5 a 10 años. Bajo su atenta mirada, intercambian series y amagos y, aunque el boxeo hoy en día sigue precedido por la vitola de violento, «los menores hacen deporte, aprenden técnicas de autodefensa, asumen disciplina y valores». Otro de los tópicos que pretende desterrar es el de deporte exclusivamente para hombres, ya que también hay chicas aprendiendo a pelear.

Javier Campanario se ve reflejado en los alumnos, ya que recuerda cuándo se calzó por primera vez los guantes y golpeó un saco a las órdenes de Esteban Fernández: «hay gente con cualidades y quizás dentro de poco podremos sacar grandes campeones». Aunque no ha podido cumplir su deseo de crear la escuela municipal que reclamó en su día al Ayuntamiento de Utrera, afirmando que «sería algo muy bonito para el pueblo que tuviéramos una escuela municipal de boxeo. La mayoría de los deportes cuentan con su escuela municipal, y espero que con el tiempo y con ganas podamos conseguirlo». Una iniciativa que el ex boxeador ve de justicia, ya que «el boxeo es el deporte que más triunfos ha dado a la localidad». Una petición que principalmente «necesita apoyo de la institución, que la gente se anime a practicarlo y por supuesto, que se organicen entorno a siete u ocho veladas al año para fomentarlo».