El Abate Marchena, la reforma del paseo de Consolación y la segregación de El Palmar de Troya, protagonistas de 2018 en Utrera

El Abate Marchena, la reforma del paseo de Consolación y la segregación de El Palmar de Troya, protagonistas de 2018 en Utrera

Culmina un nuevo año, y llega el momento de echar la vista atrás y hace balance de todo lo vivido. Han sido muchas noticias las que han protagonizado la actualidad informativa durante estos meses. Como es habitual, Utrera Digital repasa los principales hitos de estos 365 días.

El año 2018 comenzaba con un auténtico milagro, el que protagonizaba la asociación cultural «Maestro Milla», que a pesar de las nefastas previsiones meteorológicas para la tarde del 5 de enero, regalaba otra noche mágica a todos los utreranos, propiciando una esplendorosa cabalgata, que terminó librándose de manera increíble de la lluvia adelantando sólo una hora la salida.

Mientras volvía a caer parte del muro del desvío del arroyo Calzas Anchas, en el otro lado de la balanza el comienzo del año traía la inauguración de la puerta de la sombra de la parroquia de Santa María de la Mesa, monumento de un barrio que estrenaba también una nueva regulación del tráfico, con la entrada en vigor de un plan de tráfico restringido en la mayoría de sus calles. En el apartado judicial, la edil socialista María del Carmen Cabra era condenada por un delito de amenazas a una ciudadana y el Ayuntamiento era obligado por la Justicia a colocar los azulejos que marcan las estaciones del vía crucis, cerrándose así un polémico capítulo.

El año comenzaba también con la despedida a dos conocidos personajes utreranos. Con 94 años fallecía Paco «El del Bosque», un legendario hostelero de la localidad; y también nos dejaba Juan Márquez, entrenador de fútbol que siempre destacó por tener una visión adelantada a su tiempo.

Muy pronto, en el mes de febrero, los focos comenzaban a apuntar al que ha sido uno de los asuntos del año: el paseo de Consolación,  protagonista de innumerables debates en Utrera. El Ayuntamiento comenzaba a cortar los olmos que aseguraba que estaban enfermos, lo que suscitó una manifestación convocada por la plataforma ciudadana «Juntos por Utrera».

El mes de febrero albergaba también un emotivo momento para la emisora local COPE Utrera (98.1 FM), que recogía en Málaga el «Premio Día Mundial de la Radio al mejor proyecto social en emisora de radio local», otorgado por la Academia Española de la Radio y la Fundación Mundo Ciudad.

Poco a poco, el frío del invierno iba dejando paso a los primeros brotes primaverales, momento aprovechado por la Orden del Mostachón para reunirse y comunicar su elección. En este caso, la institución decidía premiar a Francisco Javier Fernández -consejero de Turismo y Deporte- y al Club Baloncesto Utrera. Era el momento también en el que, después de numerosos trabajos, se localizaba por fin en el cementerio municipal de Utrera los restos de una fosa común de represaliados en la Guerra Civil.

La Cuaresma se instalaba en la actualidad utrerana con fuerza, teniendo su culmen en el pregón que este año pronunció el utrerano Francisco Pérez Ropero, mientras que la llegada del nuevo y enorme paso de misterio de La Borriquita fue uno de los asuntos que mayor expectación suscitó entre los cofrades. Utrera se ponía guapa para recibir uno de los momentos más esperados del año, que comenzó con desilusión, ya que La Borriquita no pudo lucir su nuevo paso, al presentarse la mañana del Domingo de Ramos con inestabilidad. Después de este primer traspiés, la localidad disfrutaba de unos días fantásticos, hasta que todo se truncó en la mañana del Viernes Santo, cuando la hermandad de Jesús Nazareno tuvo que lidiar con una traicionera lluvia -justo en el momento en el que estaba saliendo de su templo- que los cofrades utreranos tardarán décadas en olvidar.

El mes de mayo llegaba con la inauguración de una nueva infraestructura en Utrera, como es la pista de patinaje Ignacio Echeverría, que se encuentra en la barriada de La Coduva y que pronto será ampliada. Joaquín Caparrós volvía al Sevilla Fútbol Club para salvar el final de la temporada y Pedro Sánchez Núñez editaba un nuevo libro centrado en la figura del Abate Marchena.

Cuando muchos utreranos ya comenzaban a pensar en las vacaciones, el ambiente político se animaba con el anuncio de la vuelta a la política de Francisco Jiménez, calentando así el ambiente de cara a la cita electoral de mayo de 2019. La biblioteca municipal de Utrera celebraba sus diez años de vida en la calle Álvarez Quintero, y el festival flamenco Potaje Gitano de Utrera homenajeaba a Moncho. En el apartado patrimonial, el Ayuntamiento y el Arzobispado firmaban un importante convenio para restaurar una de las joyas en peor estado de Utrera, el retablo del santuario de Consolación.

El mes de julio significó la culminación de una de las noticias del año, como ha sido la integración en la Iglesia del Resucitado. Tras la llegada de la Virgen de la Estrella a la parroquia de Santiago en el mes de enero, el proceso llegaba a su fin con la bendición de la imagen del Resucitado, que tenía lugar el 25 de julio.

Se presentaba el cartel de la feria, Manu Sánchez pronunciaba la exaltación, pero la principal pregunta que se hacían los utreranos era si el paseo de Consolación -objeto de una reforma integral- iba a estar abierto tal y como había prometido el alcalde, cuando comenzara la feria. Finalmente se llegó a tiempo, aunque saltaba a la vista que la obra no estaba terminada totalmente, extendiéndose los trabajos a lo largo de los siguientes meses, hasta el punto de que el paseo no abrió al tráfico en su totalidad hasta el mes de diciembre. La feria transcurrió con normalidad, los premiados por la Orden del Mostachón recogían sus galardones y los utreranos acudieron en masa, en estos primeros días de septiembre, al casting de la segunda temporada de la serie televisiva «La Peste».

El final del verano llegaba con la triste noticia de la desaparición del artista utrerano Juan Montoya, y el espeluznante atropello a Enrique, conocido como «el vagabundo de la bicicleta», aunque afortunadamente la Policía Local lograba identificar al autor.

Cuando muy pocos tenían ya esperanza, el mes de octubre fue el escenario de una de las noticias del año, ya que de manera sorprendente la Junta de Andalucía anunciaba la concesión de la segregación a El Palmar de Troya, el paso final para convertirse en un municipio independiente. Una noticia que significó la visita de la presidenta de Junta de Andalucía, Susana Díaz a la antigua pedanía utrerana y que ponía fin a un proceso que se iniciaba en 2003.

La Utrera aceitunera, afectada también por la polémica de los precios y los aranceles del gobierno de Estados Unidos, comenzaba a recorrer el camino hacia las explotaciones agrícolas, en una campaña de la aceituna gordal que en 2018 empezó más tarde de lo habitual y que se extendió hasta bien entrado el mes de octubre, debido a las intensas lluvias que contribuyeron al engorde del fruto.

El otoño de 2018 estuvo marcado por la concentración de actos pertenecientes al programa del año cultural del Abate Marchena. Desembarcaron en Utrera personalidades como Santiago Posteguillo, Javier Sierra o Pedro J. Ramírez, quienes trataron de realizar un acercamiento a la figura del complejo intelectual utrerano. En el apartado musical, la plaza del Altozano se vistió de gala para acoger un interesante recital de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla.

Ha sido también el año en el que se ha avanzado en la rehabilitación de dos monumentos emblemáticos de la localidad, que llevan ya demasiado tiempo en el olvido. Así, se llevó a cabo el derribo de dos inmuebles situados en la avenida Fernanda y Bernarda, descubriendo perspectivas inéditas del castillo y abriendo espacio para el futuro paseo del Mostachón. También se han llevado a cabo trabajos en la casa Surga, que según las promesas municipales, estará lista a lo largo del primer trimestre del nuevo año.

El Festival del Mostachón brindaba su homenaje a Cristina Hoyos, el Club Deportivo Utrera mostraba su mejor cara aupándose en el primer puesto de la clasificación y el futbolista utrerano Dani Ceballos marcaba su primer gol vistiendo la camiseta de la selección española. El último tramo del año nos traía la triste noticia del fallecimiento del pintor y profesor Diego Neyra, hijo adoptivo de Utrera y quien a lo largo de cuatro décadas mantuvo una relación muy estrecha con la localidad.

La cabalgata de Utrera proclamaba sus personajes principales, las calles de la localidad comenzaban a llenarse de adornos navideños y las urnas siguieron en Utrera la tendencia instalada en el resto de la comunidad andaluza, consiguiendo la victoria el PSOE –con una pérdida de más de cuatro mil votos- y siendo Ciudadanos la segunda fuerza política.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *