Pedro J. Ramírez: «El Abate Marchena es una aventura apasionante»

Pedro J. Ramírez: «El Abate Marchena es una aventura apasionante»

El ciclo de conferencias de Caja Rural de Utrera «La Palabra a Escena» -por el que han pasado ya voces de la cultura española tan importantes como Fernando Savater, Juan Eslava Galán, Fernando Sánchez Dragó o Santiago Posteguillo-, ha vivido un momento inolvidable con la presencia del escritor y periodista Pedro J. Ramírez, quien deleitó a todos los asistentes a la cita en el teatro municipal «Enrique de la Cuadra», con una magnífica conferencia, bajo el sugerente título de «El Abate Marchena, un liberal podemita entre dos revoluciones».

A diferencia de lo que ocurría justo el día anterior, con la conferencia de Javier Sierra, que dejó frío a la mayoría de los asistentes ya que el escritor apenas ofreció detalles sobre el personaje utrerano, Pedro J. Ramírez dibujó un completo perfil del Abate Marchena, demostrando un profundo conocimiento tanto del personaje como de la realidad que le tocó vivir a finales del siglo XVIII, la época de ebullición de la Revolución Francesa. Y es que la cita estaba encuadrada en el año cultural del Abate Marchena, que a lo largo de todo el año 2018 está organizando el Ayuntamiento para conmemorar el 250º aniversario del nacimiento de José Marchena y Ruiz de Cueto.

Sergio Sierra, como consejero de Caja Rural de Utrera, ejerció como maestro de ceremonias, para dar paso a la fantástica presentación realizada por el periodista Carlos Mármol. Ante un teatro que presentaba su patio de butacas y palcos prácticamente llenos, Pedro J. Ramírez quiso resaltar cómo las diferentes interpretaciones realizadas por los historiadores -sobre todo por Marcelino Menéndez Pelayo- han provocado que el «Abate Marchena haya sido no un personaje desconocido, pero sí un gran desfigurado, hasta el punto de que es un personaje sin rostro, sobre el que no nos ha llegado ninguna imagen».

El que fue fundador y director del periódico «El Mundo», llevó a los presentes a través de un viaje en el tiempo a los diferentes avatares que dieron vida a la Revolución Francesa, donde el Abate Marchena tuvo su protagonismo, alineándose con los denominados girondinos, a la postre los liberales moderados que se congregaron en torno a la figura de Brissot. «En un primer acercamiento se podría pensar que el Abate Marchena era un exaltado, pero realmente ésas no eran sus ideas, estuvo en el sector moderado de la Revolución y vio cómo los radicales llevaron al patíbulo a la mayoría de sus mejores amigos», explicó Pedro J. Ramírez.

La erudición del escritor y periodista quedó patente cuando incluso llegó a traducir en directo varias citas en francés referentes a la figura de Marchena, a quien tildó «como un personaje muy complejo que no puede ser encasillado en una categoría concreta». A pesar de que la imagen que ha llegado hasta nuestros días relacionada con el Abate Marchena lo dibuja como un personaje radical, completamente ateo y desagradable a la vista, Ramírez no se quedó en la superficie, mostrando las contradicciones del utrerano y asegurando que sus ideas encajaban con el denominado «despotismo ilustrado, ya que tenía propuestas como subir el precio de las entradas de los teatros para que el público que acudiera fuera de mayor calidad», demostrando así cómo la concepción que Marchena tenía del pueblo llano era ciertamente complicada.

La conferencia también sirvió para que los asistentes conocieran algunas de las anécdotas más famosas que se cuentan del Abate Marchena, como aquella vez en la que, estando encarcelado en la prisión de la Conciergerie en París, creó junto a su compañero de celda un dios ficticio -llamado Ibrasha- simplemente para atemorizar a un fraile dominico que se encontraba encarcelado con ellos, que finalmente fue guillotinado y al que Marchena despidió con un sincero abrazo, a pesar de haberse mofado de él. «Las contradicciones del Abate Marchena quedan también manifestadas en el hecho de que, a pesar de que lo tildaban de anticlerical, el libro que lo acompañó en esta reclusión era ‘La Guía de Pecadores’ de Fray Luis de Granada, era un personaje muy complejo», aseveró Pedro J. Ramírez.

A lo largo de algo más de una hora, Ramírez construyó un perfil muy completo del personaje utrerano, recomendando la lectura de la biografía que escribió sobre el Abate el historiador Juan Francisco Fuentes, y explicando con emoción cómo fue un personaje capaz de unir a personas de tendencias muy distintas y recordando «el entierro del Abate Marchena, un momento en el que liberales españoles de tendencias enfrentadas se abrazaron y lamentaron no haberlo hecho antes».

Pedro J. Ramírez no dejó escapar la oportunidad para reivindicar que la Junta de Andalucía «tome nota de lo que ha hecho el Ayuntamiento de Utrera  rescatando la figura del Abate Marchena y celebre como se merece el bicentenario del pronunciamiento de Riego (1820), que se inició en Las Cabezas de San Juan, con el que comenzó el Trienio Liberal y cuya efeméride llega el próximo año». También hubo tiempo para que una de las personas que se encontraba en el público planteara a Pedro J una interesante cuestión, relacionada con la necesidad de acudir de manera directa a la obra escrita del Abate Marchena, que por el momento no ha sido reeditada, asunto que apoyó también el periodista.

Tras este completo recorrido histórico por la España y la Francia que le tocó vivir a un personaje tan complejo como el Abate Marchena, el público reconoció a Pedro J. Ramírez su compromiso con la figura del utrerano, ofreciéndole una sonora y larga ovación, ante lo que el periodista concluyó que «el Abate Marchena es, sin lugar a dudas, una aventura apasionante».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *