El historiador Pedro Sánchez Núñez publica un libro biográfico del Abate Marchena

El historiador Pedro Sánchez Núñez publica un libro biográfico del Abate Marchena

El salón de actos del Hospital de la Santa Resurrección –el «Hospitalito»- acoge este miércoles la presentación del libro «El Abate Marchena. Biografía de un utrerano entre Robespierre y Riego». Ha sido escrito por el historiador Pedro Sánchez Núñez.

El evento, que dará comienzo a las 20.00 horas, contará con la presencia del propio autor, así como de Pedro José Sánchez, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que se encargará de presentarlo. También acudirá el alcalde de Utrera, José María Villalobos (PSOE); el presidente de la Caja Rural de Utrera, Antonio Cerdera; y el comisario del año cultural del Abate Marchena, Cristóbal Ortega.

Con la colaboración de Caja Rural de Utrera, la edición de este proyecto ha sido posible gracias a la asociación cultural «El carro de la nieve» y el Ayuntamiento utrerano. Este volumen se nutre de un estudio publicado en el año 2.000 por el mismo autor. No obstante, el libro que ahora se presenta incluye numerosos datos novedosos en torno a la peripecia vital del Abate, como la ubicación de su domicilio familiar en Utrera y su identificación definitiva como un precursor cuyas ideas encierran una actualidad inusitada.

Abogado, historiador y académico de la Real Academia de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría, Pedro Sánchez Núñez ha realizado para este trabajo una exhaustiva labor de investigación a lo largo de dos décadas, tanto en España como en Francia. El también cronista de la historia y las tradiciones de la comarca tuvo conocimiento del Abate por primera vez gracias una reseña publicada en la revista «Cumbres». «Me pareció una figura tan fascinante que pensé que merecía una biografía extensa», comenta el autor.

A partir de ese momento, Sánchez Núñez estudió las obras publicadas en torno al Abate Marchena y aquellas en las que figuraban referencias sobre el personaje. Además, buceó en los archivos locales para descubrir información de su familia. A lo largo de sus 350 páginas, el lector podrá conocer en profundidad la personalidad y los hitos de este personaje, así como su vinculación y la de sus familiares con la localidad en la que nació y en la que vivió durante sus primeros 10 años de vida.

Uno de los datos más reveladores es la localización, hasta ahora desconocida, del domicilio familiar del Abate en Utrera, una casa situada en el número 14 de la actual calle Alcalde Fernández de Heredia y que lindaba con la de la familia Arias de Saavedra. «Es un descubrimiento muy importante. Encontré esta información gracias a un documento custodiado en el Archivo de Protocolos Notariales de Sevilla», destaca el investigador que, a lo largo de esta biografía, descubre otros datos desconocidos de la familia Marchena, como sus profesiones («la mayoría eran abogados») y sus bienes: «la obra describe todas las propiedades inmobiliarias de los Marchena, ubicadas en el casco histórico de la ciudad».

El libro cuenta, además, con casi 100 páginas de bibliografía y reproduce numerosos papeles notariales y facsímiles. «La parte documental de la obra es fundamental», señala el escritor, gracias a cuya primera investigación el nombre del Abate volvió a cobrar fuerza en Utrera.

Tras haber estudiado al ilustrado a lo largo de dos décadas, Sánchez Núñez confirma que se trata de un personaje que atesoraba una cultura vastísima: «dominaba el hebreo, el latín, el alemán, el francés y el español». Contestatario y adelantado a su tiempo, el utrerano es, a ojos de su biógrafo, un personaje completamente moderno para la época. «Tuvo un papel muy relevante en la Revolución Francesa y se convirtió en un crítico feroz de algunas de las leyes e ideas que estaban en trámite en aquel momento. Esta actitud suya, unida a su sentido del humor -otro de los aspectos que recalco en el libro-, le granjearon numerosos enemigos tanto en España como en Francia. Es un milagro que no le cortaran la cabeza».

El carácter iconoclasta e inconformista del Abate trasciende el ámbito político y se amplía hacia el terreno de la cultura, donde también se significó como un crítico mordaz y capaz de echar por tierra el trabajo de los hombres de letras más importantes del momento. «Curiosamente, como se dice en el libro, salvó de su lengua viperina a su paisano Rodrigo Caro, autor conocido por el poema ‘Canción de las ruinas de Itálica’ y al que el Abate consideraba el único escritor loable de la España de la época», amplía Sánchez Núñez.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *