Esplendor en una jornada de Lunes Santo con momentos para la historia (GALERÍA Y AUDIO)

Esplendor en una jornada de Lunes Santo con momentos para la historia (GALERÍA Y AUDIO)

Pasadas las dos de la madrugada se ponía el cierre a una espléndida jornada de Lunes Santo. La hermandad de los Muchachos de Consolación protagonizaba una espléndida estación de penitencia, que se caracterizó por las muchas personas que en todo momento acompañaron a los titulares de la cofradía.

Con el sol bañando la fachada del santuario de Consolación y una temperatura muy agradable, el cortejo de nazarenos se ponía en camino hacia el casco histórico de Utrera, inundando las calles de la ciudad del color negro de su hábito penitencial. El paso del Cristo del Perdón lo hizo con los acordes de la agrupación musical «Muchachos de Consolación», mientras junto al palio de la Virgen de la Amargura estuvo la banda de música «Ciudad de Utrera».

A lo largo de las más de ocho horas de recorrido, hubo tiempo para vivir algunos momentos destacados y para el recuerdo. Fue el caso del tránsito de la cofradía por la calle Mar Adriático y la avenida de Italia, tras salir por la tarde, para evitar el paseo de Consolación como consecuencia de las obras de reurbanización que están ejecutándose. También se disfrutó de un instante especial en torno al conocido popularmente como el Hogar del Pensionista, que volvió a reunir a centenares de personas para escuchar las cuatro saetas que se interpretaron desde su balcón principal a los titulares de esta hermandad. Precisamente cerca de esa zona, en el parque de Consolación, se dieron cita igualmente numerosos cofrades para acompañar al Cristo del Perdón y a la Virgen de la Amargura, de regreso a su templo.

Mención aparte merece el especial saludo que se le tributó a la corporación por parte del estudio de baile «Artre», que regenta Francisco Arjona. Con motivo de su trigésimo aniversario fundacional, quiso organizar al paso de la cofradía por este punto de la calle Cristóbal Colón. Para ello contó con la presencia del pianista Claudio Gómez y la cantante Rosa Marín, que interpretó una saeta sobre el fondo musical al crucificado y la marcha «Costalero» cantada ante al palio.

El único incidente de la jornada tuvo como protagonista al paso de la Virgen de la Amargura, cuyo respiradero delantero se desprendió, por lo que tuvo que ser sujetado con alambres y presillas. Afortunadamente quedó en la anécdota de una jornada espléndida que culminaba entre acordes de las adaptaciones a marchas del «Ave María» de Caccini y de «Caruso», y los sones de «Encarnación Coronada».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *