Fallece el utrerano Diego Barragán, el «alma» del popular «Quiosco Rosita»

Fallece el utrerano Diego Barragán, el «alma» del popular «Quiosco Rosita»

Uno de los quioscos más conocidos de Utrera, el popular «Quiosco Rosita», ha tenido a Diego Barragán Suárez como su uno de sus principales arrendatarios a lo largo de la historia. Este utrerano ha fallecido a los 85 años de edad, tras haber sido el «alma» de este popular rincón de la plaza de la Constitución.

El cuerpo de este hombre, que había sufrido algún problema de corazón en los últimos años, ha sido trasladado hasta el tanatorio de Utrera, en cuya sala número 3 se desarrolla el velatorio. En cuanto al sepelio, tendrá lugar este viernes, a las 10.30 horas, en la parroquia de San José.

Diego Barragán nació en Utrera, pero se trasladó muy pronto a Sevilla para no volver hasta los 18 años, donde comenzó a trabajar en el comercio de envases. En el año 1954 conoció a la que sería su mujer, Rosa, que le cambiaría la vida y con la que se casó en 1956. La familia de su mujer regentaba un quiosco de madera que se ubicaba donde hoy se encuentra el bar «El Trébol», cuando la plaza de abastos estaba en la plaza de la Constitución.

Después de la riada de 1964, se edificó el «quiosco Rosita» de nuevo y se ubicó donde se encuentra en la actualidad, con un diseño que incluso incluía rótulos luminosos. El nombre del quiosco estaba dedicado lógicamente a la mujer de este utrerano, que desde aquel momento uniría su destino a estas cuatro paredes en pleno centro de Utrera.

clinicas dental siete - marzo17

En declaraciones a El Periódico de Utrera, Diego Barragán reconocía en 2014 que, en aquellos primeros tiempos, «lo que realmente movía dinero era el contrabando. Por las noches, cuando cerraba el quiosco, iba en bicicleta hasta Puerto Serrano, donde compraba paquetes de tabaco de ‘El Cubanito’ o ‘Medalla de Oro’, que después se vendían en Utrera». Era un tiempo en el que algo tan simple como un chicle era de contrabando.

La prensa era otra de las ocupaciones de Diego en el quiosco, e incluso recordaba cómo «vendía mil ‘Teleprogramas’ a la semana». A esta oferta se unían revistas de todas las clases y todo tipo de chucherías. «Era un trabajo muy duro, se abría a las siete de la mañana y había días en los que no se cerraba hasta las tres de la madrugada», comentaba. El utrerano recordaba también que, en otros tiempos, los hábitos de los ciudadanos eran bien distintos, siendo la plaza de la Constitución el centro de las actividades de la mayoría de las personas, que la tomaban como punto de partida para iniciar sus paseos, que terminaban en el monumento a Don Clemente, en la plaza de España.

Tras más de 25 años de trabajo en el quiosco, Diego abandonó en 1978 su trabajo en el quiosco para comenzar una nueva ocupación en la empresa Abengoa. Estuvo un período tratando de compatibilizar las dos ocupaciones, algo que le resultó imposible.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Un comentario en “Fallece el utrerano Diego Barragán, el «alma» del popular «Quiosco Rosita»

  1. Juan Jesús Ramirez Gil dice:

    Me ha sorprendido el fallecimiento de Diego Barragan,gran persona y gran amigo.DEP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *