Juicio para los cuatro taxistas de Sevilla que persiguieron a compañeros de Utrera por «invadir» su zona

Juicio para los cuatro taxistas de Sevilla que persiguieron a compañeros de Utrera por «invadir» su zona

Cuatro taxistas sevillanos se sentarán ante el juez este martes por perseguir y agredir supuestamente a varios taxistas de Utrera al entender que habían «invadido» su ámbito de trabajo después de recoger a clientes en la propia capital hispalense. La persecución se produjo «a pesar de que conocían que los taxis de Utrera llevaban pasajeros y que dicha actuación supondría vulnerar las más elementales normas de circulación».

Fuentes del caso informaron a Europa Press de que el Juzgado de lo penal número 14 de Sevilla ha fijado para este martes el juicio contra estos cuatro conductores, para los que han solicitado un año y tres meses de cárcel. Así consta en el escrito de actuación del ministerio público que les ha imputado un delito de conducción temeraria por el que pide un año y tres meses de cárcel y la inhabilitación especial para el ejercicio de su profesión durante el tiempo de la condena. La Fiscalía considera que se ha cometido el delito circulando con el taxi en el ejercicio de sus funciones y también ha pedido tres años y medio de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores.

La Fiscalía relata que los hechos tuvieron lugar entre las 1.00 y las 2.00 horas del 21 de marzo de 2010, cuando los acusados, J.M.G., M.A.G., D.M.C. y J.V.F., se encontraban ejerciendo sus funciones y observaron cómo tres taxis de Utrera recogían a diversos clientes a la altura de la calle Adriano con el paseo Colón de Sevilla. «Ante el temor de que pudiesen estar invadiendo su ámbito de trabajo», los acusados «decidieron de común acuerdo junto con otros compañeros que no han sido identificados seguir con sus vehículos a los taxis de Utrera mientras éstos circulaban desde Sevilla hasta dicha localidad con la finalidad de darles alcance y exigirles responsabilidades», dice la Fiscalía.

De este modo, los acusados se fueron comunicando por medio de la emisora interna, a fin de informarse entre ellos de las localizaciones de cada uno de los vehículos de Utrera «y así poder coordinar su actuación». Y todo ello «a pesar de que conocían que los taxis de Utrera contenían pasajeros y que dicha actuación supondría vulnerar las más elementales normas de circulación».

Así, y según el escrito, los acusados persiguieron al primero de los taxis de Utrera, en el que viajaban tres clientes y, a la altura de la avenida de la Palmera, uno de los taxis de Sevilla le adelantó en un semáforo, cruzó su coche delante del de Utrera «dificultándole el paso», se bajó y le dijo «ya te hemos cogido, te vamos a pegar», al tiempo que avisaba de su posición a otros taxistas de la capital.

A pesar de ello, el profesional de Utrera consiguió seguir con su camino, pero a la altura del semáforo de la glorieta situada junto al estadio del Betis se encontró a otros dos taxis de Sevilla «parados y cruzados transversalmente en cada uno de los carriles laterales, situados de ese modo para intentar detener al taxi utrerano», aunque éste logró pasar y seguir su camino, «si bien en todo momento varios taxis de Sevilla continuaban siguiéndole».

clinicas dental siete - marzo17

Por este motivo, el conductor afectado acordó con otro taxista utrerano perseguido que circularían en paralelo «para así minimizar el acoso». No obstante, los taxistas sevillanos «no cesaban en su intento, activando las luces largas e intentando adelantarles por el arcén», e incluso en un momento dado uno de los acusados se les aproximó «e hizo el ademán de golpear lateralmente el taxi de Utrera intentando sacarlo de la vía».

Todo ello «provocó que uno de los pasajeros del taxi de Utrera, ante el temor de que pudiera correr peligro su integridad física, llamara a la Policía Local y a la Guardia Civil», que acordaron esperarle en la rotonda de entrada a Utrera. Según el fiscal, el afectado tuvo que circular en un momento dado por el campo para evitar colisionar contra los coches de los imputados.

El segundo de los taxistas de Utrera afectado, que transportaba a cuatro clientes, «también fue objeto de dicha persecución» en la autovía A-376, donde varios conductores de Sevilla «le adelantaron, le rodearon poniéndose delante suya, detrás y en paralelo y le obligaron a frenar bruscamente para evitar colisionar con los mismos, quedando totalmente parado en medio de la autovía».

En esa posición, el afectado bajó la ventanilla, pero uno de los taxistas de Sevilla «se bajó de su vehículo y le dio un puñetazo» mientras los demás le recriminaban gritándole «que nos estáis quitando el pan de nuestros hijos», tras lo que pudo continuar su camino hasta la glorieta de entrada al pueblo, donde ya se encontraban Guardia Civil y Policía Local.

El tercero de los taxistas utreranos afectados llevaba a cuatro clientes y «también sufrió el acoso» por parte de los acusados en la autovía hacia Utrera, donde un taxi de la capital se puso delante suya dando frenazos y otro se colocó detrás poniendo la luz larga. Por todo ello la víctima se vio obligada a circular a una velocidad de entre 40 y 60 kilómetros por hora, llegando finalmente a la glorieta donde se hallaban los agentes, quienes lograron detener a los cuatro acusados.

En el escrito de defensa de los imputados, el abogado de los acusados muestra su «total desacuerdo» con el relato de hechos del fiscal, ya que sus representados, «mientras se encontraban ejerciendo sus funciones, se desplazaron a Utrera, ante la llamada de otros compañeros, los cuales les advirtieron que unos taxistas de Utrera habían recogido a clientes en Sevilla».

De este modo, y según expone el letrado, «el motivo del traslado obedeció» a que los acusados, «junto a otros taxistas, deseaban que los taxistas de Utrera les aclararan la razón por la que habían cogido servicios en Sevilla, sin tener autorización para ello».

Al hilo, defiende que sus patrocinados «no han participado en la persecución a los taxistas a Utrera, ni han conducido de forma temeraria, ni han puesto en riesgo la seguridad de los conductores y ocupantes de los taxis de Utrera», sino que «se dirigieron a Utrera conduciendo sus vehículos dentro de la velocidad permitida y en ningún momento detrás de los taxis de Utrera».

«Cuando llegaron a Utrera, se encontraron a la entrada de la rotonda del Toro con numerosos taxistas -más de 30- provenientes desde Sevilla, y la Guardia Civil procedió a identificarlos», dice el abogado, que pone de manifiesto que en este caso «no hay delito» y, por ello, solicita la libre absolución de sus patrocinados.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>