Ventura, que corta un rabo, a hombros

Ventura, que corta un rabo, a hombros

Diego Ventura ha cortado cuatro orejas y un rabo en la corrida mixta de feria. Castella y Marín pasearon una oreja respectivamente.

 

Texto: Manuel Viera / Imágenes: J.M. Brazo Mena

Posee el encanto natural de los grandes y un increíble y fácil dominio de las cabalgaduras. Y así, cada tarde, se descubren más y completas cualidades de este caballero que deleita con una tauromaquia distinta y, a veces, al filo de lo imposible. Diego Ventura levantó al público de sus asientos con un caballo de lío. «Lío» se fue de frente, esperó la embestida del buen cuarto de Los Espartales, y quebró recreándose en la suerte  para que el sevillano-portugués clavara arriba. También con «Diamante» alcanzó altas cotas de emoción clavando banderillas cortas al violín. Un rejón con eficacia tumbó al toro sin puntillas para enloquecer a una gente que no paró de gritar y agitar sus pañuelos hasta que el presidente sacó el suyo para la concesión del deseado rabo.

Sin embargo, no tuvo toro con el flojo y terciado primero. De todas formas mostró cualidades y calidades con «Sueño» galopando a dos pistas y templando embestidas. Dejó las banderillas arriba montando a «Fino». Adornándose, después, con espectaculares piruetas. Con «Bribón» puso banderillas cortas y a dos manos. Introdujo medio rejón de muerte y el presidente no se complicó la vida concediéndole las dos orejas.

Sebastián Castella estuvo correcto y en su estilo de frialdad con el descastado segundo de Torrealta. Sí es verdad que el francés dijo poco en una faena anodina que tuvo su momento más importante en el epílogo de la lidia. Una serie diestra de mano baja y mostrado temple  provocó el optimismo en los tendidos. Fue lo mejor. Pinchó antes de hundir la espada y el público, después de una leve petición de oreja, no se pronunció.

Con el complicado sexto, de descompuesta embestida, dejó detalles de calidad con la izquierda. Toreó sin continuidad al natural sin terminar de encontrar la distancia adecuada. No obstante, dibujó muletazos sueltos de calidad en una faena que resultó demasiado pesada. Tras la estocada paseó un apéndice.

Ginés Marín volvió a mostrar la frescura de su toreo con personalidad, distinción y elegancia. Con el jabonero tercero, el toro de mejor clase de la noble corrida de Torrealta, ofreció la credibilidad de su toreo en una faena en la que el natural resultó hondo, expresivo, preciso e hilvanado. Fueron sentidos los pases por bajo, y amplió con la derecha en bellos circulares la calidad de una lidia de exquisito toreo. No acertó con el descabello y la oreja supo a poco.

El sexto fue el peor. Un toro sin clase en las complicadas embestidas no le dejó hacer otra cosa que demostrar su enorme disposición y ganas. Con la espada no estuvo bien.

 

Plaza de toros de Utrera. Corrida mixta de Feria. Menos de media plaza. 

Dos toros de Los Espartales para rejones (Flojo y terciado el primero y bueno el cuarto) y cuatros de Torrealta, desiguales de hechuras  y de aceptable presentación. Destacó el jabonero tercero, un toro de de notable nobleza y calidad  en sus embestidas. 

Diego Ventura. Dos orejas y dos orejas y rabo.
Sebastián Castella. Silencio y oreja.
Ginés Marín. Oreja y ovación de despedida.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *