Educación pública

Hace unos meses se desarrolló en Utrera una intensa campaña en favor de la enseñanza concertada. Durante semanas asistimos a pegada de carteles, recogida de firmas e, incluso, mensajes a grupos de WhatsApp que llamaban al apoyo de los utreranos en favor de dichos centros. El resultado de todo ello fue un concierto extraordinario de la Junta de Andalucía para blindar las plazas escolares concertadas por varios años. El reciente proceso de escolarización, sin embargo, ha puesto de manifiesto que la demanda de vacantes en algunos de estos centros ha quedado muy por debajo de las expectativas. Es el caso del Colegio Nuestra Señora del Carmen (Salesianos) que,  a fecha de cierre de dicho proceso, apenas contaba con poco más de 50 solicitudes cuando, gracias a este concierto, tiene concedida 75 vacantes (3 líneas de 25 alumnos cada una). Otros centros públicos, sin embargo, han sufrido la situación contraria. El caso más flagrante es el del Colegio Público Coca de la Piñera. Gracias al crecimiento de la población en la zona cercana a dicho centro (las nuevas barriadas de Vistalegre y el Merendero) y a la labor encomiable de su comunidad educativa, que ha convertido a este colegio en modelo de aprendizaje, ha conseguido colocarse a la cabeza en solicitudes registradas. A día de hoy, cuenta con más de 61, pero sólo tiene concedida 50 vacantes, por lo que muchos niños han quedado fuera del proceso de selección y deberán buscar otro colegio. La situación se complica por la localización del centro, muy alejado de otros centros públicos. Así, muchos padres que quieren  optar por plazas públicas,  pero no tiene posibilidad de utilizar ningún medio de trasporte, están siendo condenados a tener que decantarse por un centro concertado o por dejarlos sin escolarizar en esta etapa preobligatoria. A pesar de este problema, parece que la Consejería de Educación no ha considerado siquiera la posibilidad de traspaso de línea de la concertada a la pública(no sabemos si tendrá algo que ver que la inversión en un centro público por alumno es casi el doble que en un concertado) y se muestra incapaz de dar una respuesta competente a esta situación ocasionada bien por una falta de previsión y planificación, o bien por un concierto  con la concertada que se ha revelado injusto para aquellos padres que han apostado por una educación pública y de calidad.

Elízabeth Pozo Núñez

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *