La utrerana Mercedes Rodríguez, una nadadora que lucha para participar en los juegos paralímpicos

La utrerana Mercedes Rodríguez, una nadadora que lucha para participar en los juegos paralímpicos

Cuando tenía cuatro años, la utrerana Mercedes Rodríguez, que padece parálisis cerebral, tenía muchos problemas para andar y mantener el equilibrio. Los especialistas que consultó su familia les recomendaron la práctica de la natación, con el objetivo de que Mercedes aumentara su calidad de vida. Comenzó entonces una historia de amor que todavía se mantiene hoy en día con una inusitada fuerza y que si todo transcurre según sus previsiones, se va a ir haciendo todavía más grande. Una historia de amor que tiene a esta utrerana y a la natación como grandes protagonistas.

Los progresos llegaron muy rápido, gracias a la natación y a los tratamientos fisioterapéuticos, la vida de Mercedes cambió radicalmente, siendo capaz de andar y de mantener el equilibrio. «Ella está andando gracias a la natación», explica su madre Mercedes, quien es otra de las protagonistas indudables de esta historia, ya que ha hecho lo posible y lo imposible para que su hija pueda cumplir su sueño, que no es otro que nadar. En los últimos años, Mercedes y su madre se desplazaban a Dos Hermanas, Sevilla o donde hiciera falta para que pudiera nadar, sin importar la distancia, los horarios o el hecho de que no hubiera en las piscinas a las que acudían técnicos especializados en natación adaptada.

En octubre de 2015 Mercedes entra a formar parte de la disciplina del Club Natación Utrera, donde existe una sección de natación adaptada que está ofreciendo muchas alegrías a la entidad local. Se han creado unos grandes vínculos entre los componentes de esta sección del club, que entrena Antonio Ramos y que ya ha participado con éxito en numerosos campeonatos.

Mercedes ha conseguido numerosas medallas, tantas que ella misma confiesa que «he perdido la cuenta». En el horizonte de su preparación, que lleva a cabo en la piscina de Utrera de lunes a viernes, se encuentra ahora el campeonato de España de natación adaptada, que se celebra en la localidad asturiana de Oviedo del 10 al 12 de marzo y para el que la nadadora utrerana ha conseguido marca mínima para participar en las pruebas de 50, 100, 200 y 400 metros libres. «Creo que voy a conseguir un buen resultado y si cae alguna medalla mejor que mejor», explica con la mirada ilusionada Mercedes.

clinicas dental siete - marzo17

Poco a poco la utrerana está dando los pasos necesarios para hacer realidad el que es su sueño desde hace ya varios años: «mi sueño es ir a unos juegos paralímpicos, me estoy preparando para estar en Tokio 2020». El objetivo no es nada fácil, ya que para poder estar presente en una competición de este tipo, Mercedes tendría que convertirse en una de las mejores nadadoras de España y conseguir una marca mínima de la que ahora mismo le separan muchos segundos. Sobre el papel es una tarea harto complicada, pero no podemos perder de vista que el poder de los sueños muchas veces supera a todas las realidades y que cuando una persona ha tenido que dejar atrás tantas dificultades para simplemente poder estar en el agua todos los días, los límites se encuentran solamente donde aquella persona quiera ponerlos.

Mercedes comenzó a nadar desde el punto de vista competitivo tratando de seguir el ejemplo de su hermana melliza y desde entonces la natación se ha convertido en el centro de su vida. Tiene todo el tesón del mundo y siempre espera con ilusión el momento del día en el que comienzan los entrenamientos, llevando en la sangre el carácter competitivo. Cada paso que da Mercedes requiere mucho más esfuerzo que el paso que da cualquier persona, por lo que realmente tiene mucho mérito todo lo que ella y su familia están consiguiendo.

«Es difícil encontrar gente cualificada para formar a este tipo de deportistas, hemos tenido suerte con la labor que está haciendo Antonio Ramos en Utrera. La sociedad va cambiando con respecto a los medios de los que disponen estos deportistas, pero el cambio es demasiado lento», cuenta la madre de Mercedes, quien tiene muy claro que hará lo necesario en todo momento para que su hija pueda seguir nadando y termine cumpliendo su sueño.

Así, todos los días en la piscina de Vistalegre de Utrera, ocurre un pequeño milagro, un milagro que permite que la historia de amor entre Mercedes y la natación, siga teniendo nuevos capítulos, y quién sabe, quizás los mejores capítulos de esa historia estén todavía por escribir.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *