Una década del histórico V Centenario de Consolación

Una década del histórico V Centenario de Consolación

Julio Mayo

Este 25 de enero se han cumplido ya diez años de la visita oficial que realizó a Utrera el hoy rey de España, entonces Príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón, para recibir el nombramiento honorífico que le concedió el Ayuntamiento con motivo de la celebración del V Centenario de la llegada de la Virgen de Consolación a nuestro pueblo, en 1507. Utrera festejó la efeméride del origen cultual de su patrona con un programa amplio de actos religiosos, gracias a la declaración del primer Año Santo Jubilar en su santuario, así como la disposición simultánea, también, de un sinfín de actividades sociales y culturales promovidas por el propio Ayuntamiento.

La corporación municipal designó como encargado de coordinar los eventos celebrativos al utrerano Salvador de Quinta Garrobo, director de la prestigiosa revista Vía Marciala. Un escritor que, sin llegar nunca a ser político, destacó por desarrollar una abundante labor cultural. Fue un auténtico dinamizador sociocultural y demostró, con creces, atesorar unas cualidades realmente extraordinarias como agente cultural y saber desenvolverse como un inspiradísimo intérprete del pasado local.

En el caso de Consolación lo tenía muy claro. Para él, la Virgen era la misma historia del pueblo. Así lo dijo en su Pregón de las Glorias de 2013. Una de las acciones que promovió el bueno de Salvador fue encomendarnos a los historiadores Salvador Hernández y al autor de estas líneas un trabajo de investigación por archivos sevillanos y nacionales que profundizase en la disección de todo el complejo fenómeno devocional que representó, en siglos pasados. Fruto de esta iniciativa llegó luego, en 2008, nuestro libro «Una nao de oro para Consolación de Utrera», en el que documentamos la identidad del indiano que regaló el barquito a la Virgen y destapábamos la enorme vinculación de la conquista y evangelización de América, y la Carrera de Indias, con Utrera. No perdamos de vista que la celebración de acontecimientos conmemorativos es siempre un buen motivo para poder difundir la historia.

dental siete

Hoy, una década después, aquel quinto centenario continúa siendo el evento cultural y religioso más importante que se ha celebrado en todos estos años, pero de largo. Los actos calaron y resultaron del agrado de todos los estamentos y colectivos de la localidad. Era palpable el grado de satisfacción en el enorme clamor y respaldo popular que recibieron la práctica totalidad de sus actividades, testimoniado así por la presencia masiva del pueblo en la calle. Día a día, se disfrutó jubilosamente de una auténtica fiesta que se extendió a lo largo de un año. Utrera se sentía orgullosa de sus tradiciones, de su amplio patrimonio artístico y de su dilatada y amplia historia.

Y como toda celebración, llegó su final y tuvo que clausurarse. No obstante, lo que jamás habíamos llegado a imaginar es que el Ayuntamiento iba a terminar despreciando todas las consecuciones que llegó a cosechar aquella ingeniosa oficina del V Centenario, abierta en la Casa de la Cultura en el transcurso de los fastos conmemorativos. Que iba a inutilizarse toda la infraestructura logística reunida, a desprenderse de la impresionante agenda de contactos que poseía, a desarticular la amplia red de contactos entretejida con tantas oficinas episcopales y del sector cultural y turístico de casi todas las provincias españolas, que dejaría de mirarse en el espejo del gran proyecto cultural y turístico diseñado por su sabio comisario (que Utrera viene reclamando, y necesita ya, desde hace varios años). No se le supo dar continuidad.

Pero lo realmente preocupante es que la Administración local haya venido relativizando el referente de Consolación, hasta conseguir destronarlo como eje principal de los proyectos culturales y turísticos de la localidad. No sabe apoyarse en el esplendor de aquella Utrera del Siglo de Oro, que contó con uno de los fenómenos de piedad popular que mayor incidencia han proyectado en la formación de la cultura de Andalucía. No quiere nutrirse de la pluralidad cosmopolita que caracterizó a un vecindario de razas y nacionalidades diversas, ni admite la indiscutible vocación americanista de aquella gran agrovilla que fue Utrera en el camino terrestre alternativo al río Guadalquivir que comunicaba la gran Sevilla con los puertos gaditanos. Ahora que han pasado muy pocos años de tu pregón, querido Salvador de Quinta, la historia de la Virgen ya no parece ser la del pueblo. Están empeñados, y mira que son pesados, en anteponer unos reclamos y productos de laboratorio que, curiosamente, llegaron a Utrera gracias a tu Virgen de Consolación.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>