Anastasia Edú, una utrerana que nació en Guinea Ecuatorial

Anastasia Edú, una utrerana que nació en Guinea Ecuatorial

Al charlar con Anastasia Edú, al escucharla hablar y analizar sus expresiones y giros, hay que hacer un importante esfuerzo para convencerse de que no nació en Utrera. Con solo seis años, tomó un avión desde su tierra natal, en Guinea Ecuatorial, en busca de una vida distinta, convirtiéndose en una de las primeras personas de raza negra que empezaba a residir de manera permanente en Utrera. Han pasado los años y ella se ha convertido en una utrerana más, amante de las tradiciones de la localidad y que, sin olvidar nunca sus orígenes y su tierra, ama su tierra de adopción.

Imaginar a una niña pequeña, que deja un pequeño país africano, plagado de bellos paisajes y espectaculares selvas, rumbo a una tierra desconocida, donde no sabe muy bien qué se puede encontrar, se antoja como algo ciertamente complicado. Pero Anastasia, cuando echa la vista atrás y se sitúa en esos días, no recuerda haber sentido miedo ante una aventura de estas características: «No era consciente de lo que estaba pasando y no tuve miedo en ningún momento, la que fue valiente fue mi madre biológica, Salomé, además de todos mis hermanos -yo era la única niña-».

Cuando apenas había comenzado su vida escolar en Guinea, unas religiosas de la congregación de la Sagrada Familia se pusieron en contacto con su madre biológica, explicándole que tenía capacidades para estudiar y construirse un futuro mejor en España, concretamente en Utrera. Su madre tomó entonces una decisión que seguro no fue fácil pero que, en definitiva, estaba encaminada hacia el objetivo de que Anastasia viajara a Europa, estudiara y se forjara una nueva vida, una vida a la que no podía aspirar en su país.

Desde el primer día, las cosas funcionaron a las mil maravillas y Anastasia encontró en su familia de adopción una segunda familia con la que comenzó a vivir una preciosa historia. «No tengo apenas recuerdos de mi infancia en Guinea, solo recuerdo que en el colegio llevábamos uniforme y cuando llegué a Utrera me adapté perfectamente, no tuve ningún problema, ya que toda mi familia se volcó conmigo, especialmente mi hermana», cuenta Anastasia.

Igual que en África, la influencia de la Sagrada Familia iba a convertirse en un pilar muy importante en la vida de esta utrerana, ya que entró a estudiar en este colegio, donde asegura haber pasado «los diez mejores años de mi vida». Después de haber trabajado de manera puntual en el mundo de la hostelería, ahora está estudiando Derecho en la Universidad de Sevilla, con la intención de dedicarse en un futuro al mundo del Derecho Marítimo, un campo en el que explica que son muy valoradas las «habilidades lingüísticas».

dental siete banner dicimebre-16

Anastasia no ha perdido el contacto en ningún momento con su familia biológica en África ni tampoco con sus raíces. Por ello, aunque en su país el idioma oficial sea el castellano, habla perfectamente el «Fang», la lengua de los indígenas de Guinea, que solo se transmite por tradición oral, y que es por ejemplo la única forma con la que puede comunicarse con su abuela, que no maneja otro idioma. «Si alguna vez tengo hijos, me encantaría enseñarles esta lengua, para que nunca olviden sus orígenes», explica.

En la experiencia que ha vivido Anastasia no existe ni siquiera la sombra de haberse sentido diferente o excluida en algún momento debido a su color de piel, la localidad la acogió desde el primer momento y ella se convirtió en una utrerana más. «Es probable que yo sea la primera persona negra que viniera a vivir en Utrera, al principio me miraban simplemente por curiosidad, con el paso del tiempo me siento una utrerana más, gracias sobre todo a mi familia, que es maravillosa».

Guinea Ecuatorial, un país que mantiene muchos vínculos con España, ya que fue territorio español hasta 1968, cuenta en la actualidad con algo más de un millón de habitantes. Anastasia asegura que es «un lugar pequeño, pero muy verde y muy bonito, turísticamente es interesante. El guineano es una persona pacífica por naturaleza, me gusta estar siempre informada de lo que ocurre en Guinea porque para saber hacia donde vas tienes que saber de donde vienes».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *