“Que inventen otros”, QUE NOSOTROS EXPORTAMOS INVENTORES

¿Cómo se dice en inglés “te voy a matar”? Pregunta un bloguero chino, quien responde inmediatamente: “Welcome to Beijing”  (Bienvenido a Pekín)

Aires viciados los que corren por China, por EE.UU. y por España, y por otras partes del mundo.

Conviene recordar al respecto que la Alemania comunista y el muro de Berlín cayeron, en parte, por el alto grado de contaminación de sus ciudades.  Había zonas de la antigua DDR (República Democrática Alemana) donde el 95% de los niños sufrían enfermedades respiratorias. El aire viciado acaba con la vida, con la economía y con la libertad. En la misma línea, según los expertos, en el Norte de China la vida se está acortando por ahora en más de 5 años debido a la contaminación. Pero la contaminación de China no  respeta fronteras, y la contaminación de China la está creando también el mundo libre, las multinacionales de Occidente y los acuerdos comerciales de Europa y del “así llamado” mundo libre, que tolera el dumping ecológico y laboral en China y en otras muchas partes del mundo.

El aire viciado ya es un peligro en sí, pero, cuando se mezcla con la falta de libertad,  con el capitalismo más desenfrenado, cuando se mezcla con elementos explosivos, como la corrupción, el paro, la falta de vivienda, los salarios de hambre, es decir salarios insuficientes para vivir dignamente,  el peligro está servido. Estamos entonces ante una bomba de relojería.

Los aires de España, con su parón a y su castigo a las renovables, no son tampoco los más limpios del mundo,  y contienen, además,  otros muchos los elementos explosivos. En España tenemos, además de personal cualificado, sol, aire y mar, es decir  varias de las fuentes más potentes de energías renovables, que podrían crear millones de puestos de trabajo cualificados, bienestar a muchas familias y aires limpios a nuestros pulmones y a nuestra democracia, pero seguimos penalizando los avances en este campo. Como Unamuno, nuestros políticos siguen pensando “que inventen otros”, y seguiremos importando investigación de otros, mientras nosotros EXPORTAMOS INVESTIGADORES. El aire está viciado, y no sólo en China.

Félix de la Fuente Pascual

Félix de la Fuente Pascual

Sobre Félix de la Fuente Pascual

Licenciado en Teología y Derecho, es autor de las obras «Glosario Jurídico-Político de la Unión Europea», 2002 (Tecnos); y «Dictionnaire juridique de l’Union Européenne» (Bruyland, Bruselas, 1998). Ha sido funcionario por oposición del Parlamento Europeo, donde ha vivido muy de cerca la grandeza y la miseria de la política, y actualmente trabaja como traductor jurado de alemán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>