Una invitación a «cambiar la forma de ver y vivir la Navidad» en el pregón de los Salesianos de Utrera (IMÁGENES Y AUDIO)

Una invitación a «cambiar la forma de ver y vivir la Navidad» en el pregón de los Salesianos de Utrera (IMÁGENES Y AUDIO)

El pregón de este año ha traído consigo una invitación a «cambiar la forma de ver y vivir la Navidad». Ése fue el mensaje que dejó sobre su atril el encargado de anunciar la llegada de estas fiestas en la Casa salesiana de Utrera. José Manuel Martínez Sánchez recordó sus duras vivencias en la guerra de los Balcanes para animar a los presentes a cambiar su actitud ante la vida.

Sebastián Martínez Zaya presentó al pregonero

Sebastián Martínez Zaya presentó al pregonero

Este médico militar utrerano, especialmente vinculado a la familia salesiana, confesó que cambió su percepción con respecto a la Navidad cuando tuvo que enfrentarse «cara a cara con la cruda realidad de la destrucción, el abandono, el hambre, las heridas y tantos niños huérfanos, abandonados y necesitados de una mirada de afecto». El pregonero recordó que «hay muchos lugares donde, tras la Noche de Paz, sigue la guerra de mañana, el hambre de hoy, y el miedo de siempre». Por ello animó a construir «una vida de paz y amor, ya que una noche es muy poco».

El director de la Casa cerró el acto

El director de la Casa cerró el acto

A lo largo de sus 18 minutos de intervención, Martínez también afirmó que, «cuando se apagan las luces de mentira, sigue brillando la luz profunda de ese Dios Niño que trae esperanza. Por eso, echemos un brindis a la salud de Él, y a la salud de tantos hombres y mujeres que siguen caminando tras la estrella que nos recuerda que Dios está por aquí». Asimismo, habló de la Navidad como un «tiempo de esperanza», y puso en valor a las personas «con ganas de compartir y de vivir de forma fraterna»; a aquellos «que se desviven por un mundo mejor, más justo, más responsable y más humano»; a quienes «se empeñan en ser servidores de la verdad para respetar los sentimientos de las personas»; y a los hombres y mujeres «sinceros, esperanzados y defensores de los oprimidos».

El pregonero, durante su intervención

El pregonero, durante su intervención

Ante una abarrotada basílica de María Auxiliadora, el pregonero quiso terminar su intervención poniendo en valor el papel de los jóvenes como «esperanza de la sociedad». A ellos les dijo que «no tengáis miedo de manifestar vuestras creencias, y recelad de los Herodes de hoy que tratan de confundiros con palabras y manifestaciones trucadas, con populismos que excluyen y aborregan. Intentad distinguir lo vacío y lo lleno, el soniquete comercial de la verdadera Palabra que se hace carne».

El acto se celebró en la basílica de María Auxiliadora

El acto se celebró en la basílica de María Auxiliadora

Antes del pregón de José Manuel Martínez pudo escucharse la presentación que hizo su propio hijo, el escultor Sebastián Martínez Zaya. Glosó la figura del pregonero, señalando su trabajo como coronel médico y su vinculación a la Casa salesiana de Utrera desde siempre, donde ha sido presidente de la asociación de madres y padres de alumnos, y también de la asociación de antiguos alumnos. Es cooperador salesiano, miembro de los Hogares Don Bosco e integrante del proyecto «Oberti» de la asociación juvenil Aldaba. Ha sido hermano mayor de la hermandad de los Aceituneros y actualmente lo es de la sacramental de Santa María, una parroquia en cuya vida diaria también participa. Además, ha pronunciado los pregones de Semana Santa de Utrera y de El Vendrell, así como la exaltación eucarística. El presentador dijo del pregonero que es «una persona trabajadora, reconocida profesionalmente, muy comprometida, y defensora de sus creencias y convicciones. Además, es un hombre respetado y querido en su pueblo».

dental siete interior noticias2

Asimismo, Sebastián Martínez Zaya habló del «primer pregón de la historia», en referencia a lo que vivieron los pastores como «esperanza mensajera, que vienen a anunciarnos la buena nueva».

La presentación estuvo a cargo de María Sotomayor López y José Palacios Jiménez

La presentación estuvo a cargo de María Sotomayor López y José Palacios Jiménez

Junto a ambas intervenciones, el acto celebrado en la «Casa Madre» también trajo consigo las palabras pronunciadas por el director del colegio, Juan José Gutiérrez Galeote. A modo de «buenas noches», quiso escribir una carta a los Reyes Magos, con un ramillete de deseos; y destacó que «no celebramos un qué, sino un quién, porque Él va a nacer si tú le dejas». Además, recordó que los pastores fueron a anunciar por todo el mundo lo que habían visto, por lo que animó a los presentes «a hacer lo mismo que ellos: sed siempre pastores».

El recinto salesiano se llenó de público

El recinto salesiano se llenó de público

Como ocurre cada año en este acto, que ha celebrado su cuadragésimo segunda edición, pudieron escucharse diversos villancicos. Además del clásico «Adeste fideles» que sirvió de apertura y cierre, también pudieron escucharse otros interpretados por los alumnos de 4º de Educación Secundaria y 2º de Formación Profesional Básica, de 1º de Bachillerato, y de 2º de Bachillerato. A todos ellos se unieron las felicitaciones de los padres, representados por Antonio Camino Muñoz; y de los alumnos, a cargo de Esperanza González Corpas. Dos voces juveniles más resonaron en la basílica salesiana: las de María Sotomayor López y José Palacios Jiménez, ambos alumnos del centro educativo, que presentaron esta velada.

Esta convocatoria contó con la presencia de representantes civiles y religiosos de Utrera, así como de los miembros de la familia salesiana, entre otros invitados. Dicho acto sirve, como cada año, de pistoletazo de salida oficial a las fiestas navideñas, convirtiéndose una vez más en una cita destacada de la sociedad utrerana, que trasciende más allá de los muros de esta histórica «Casa Madre».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *