El pleno pide investigar un artículo de Vía Marciala por si fuera delictivo «por apología de la violencia de género»

El pleno pide investigar un artículo de Vía Marciala por si fuera delictivo «por apología de la violencia de género»

La corporación municipal ha decidido tomar medidas contra la revista local Vía Marciala por la publicación de un artículo en su número del pasado mes de diciembre. Todos los partidos políticos, en el transcurso de la sesión plenaria celebrada este jueves, aprobaron una moción en la que piden que se investigue el citado texto al considerar que puede ser constitutivo de delito por hacer apología de la violencia hacia las mujeres.

Bajo el título «El negocio del feminismo y la violencia de género», firmado por un autor desconocido con el pseudónimo «Cyrano de Utrera», el contenido de dicho artículo ha despertado las críticas unánimes de las formaciones políticas utreranas. Todas ellas hicieron corporativa una propuesta preparada por el consejo local de la mujer, que está integrado por los propios partidos, así como por los sindicatos, las asociaciones de mujeres y las fuerzas de seguridad. Según recoge la propuesta aprobada por el pleno, «el machismo y la misoginia que destila el artículo resultan intolerables, rozando el límite del derecho a la libertad de expresión». En este sentido, «nos preguntamos si este texto podría ser considerado delictivo por hacer apología de la violencia de género».

Por ello, la corporación va a solicitar al Instituto Andaluz de la Mujer y al Observatorio Andaluz de la Violencia de Género que inicien una investigación al respecto, «al objeto de determinar si algunas de las opiniones vertidas podrían ser consideradas constituyentes de delito». De igual modo, exige a la revista Vía Marciala, a su director y al autor del citado artículo una disculpa pública «por herir sensibilidades e insultar públicamente a las mujeres, entidades e instituciones que cada día trabajamos para lograr una sociedad más justa, en la que la violencia de género no tenga cabida».

En el debate plenario, el PSOE pidió que se suspenda la colaboración institucional con la revista, mientras que el alcalde dijo que «es una pena que en una revista como Vía Marciala aparezcan este tipo de artículos».

A petición de UPyD, la edil de Políticas de Igualdad, María Dolores Pascual (PA), procedió a la lectura íntegra de una moción en la que se hace referencia a la posible «apología y justificación de la violencia que sufren muchas mujeres» en el texto. Según recoge el escrito, «siento profunda vergüenza […] cuando sé de una mujer que, utilizando sus armas y las que le brindan ahora con dinero público, es capaz de putear a su ex, manipularlo todo con los resortes que rápidamente aprende a utilizar y dejar al padre de sus hijos en la ruina moral y económica» y «el entramado socioeconómico que la progresía ha montado en torno al negocio del feminismo y la violencia de género, aprovechando las desgracias ajenas para mangar, es de tal calado que me merece el mayor de los desprecios. Mezquino fin. Mucho más que el que me provoca un bestia desgraciado que utiliza la fuerza para doblegar a una mujer».

La propuesta aprobada por el pleno considera «especialmente grave el modo en que el autor resta importancia al hecho de que un moratón sea real, mientras que critica las ayudas que la víctima pueda recibir», como recoge la frase «denuncias falsas, papeles amañados para cobrar todo lo que haya que cobrar por un moratón que sucedió o se inventó».

La corporación pone de manifiesto también que el texto acusa a las mujeres denunciantes por violencia de género de «victimistas», mediante expresiones como «tremendo negocio sociopolítico que significan las políticas mal llamadas de igualdad por aquello de que solo rebuscan en el tremendismo de los hechos lo que ellos quieren tergiversar para rentabilizar el victimismo de la mujer».

Por otra parte, el autor «culpa de despilfarro y atribuye graves conductas delictivas» a las entidades que desarrollan políticas de igualdad y a los profesionales implicados en la atención a las mujeres. A modo de ejemplo, la moción señala que «los millones destinados a ‘políticas de igualdad’ no han servido para reducir ni un par de puntos el número de muertes o de conflictos. Sencillamente porque se lo han quedado el que inventa el programa, el que lo financia, quien otorga las subvenciones, los adláteres que gestionan los fondos, los amiguetes».

Igualmente, «arremete contra las políticas de igualdad en materia de aborto, insultando además a las mujeres que optan por la interrupción voluntaria del embarazo». Es el caso de «aquella noche estaba muy borracha y se le fue la olla, ¿vale? Se siente legitimada para tomar esa decisión unilateralmente porque el hombre aquí no pinta nada; el día del refregón, con amor o sin amor, sí. Eso son las políticas de igualdad, un tremendo anacronismo al servicio de la mujer que se apunta a la corriente progresista».

El texto íntegro publicado por Vía Marciala, a continuación:

 

El negocio del feminismo y la violencia de género.

Cyrano de Utrera

Este artículo está destinado principalmente a provocar el berrinche de los tontos y las tontas, los listillos y las listillas, los miembros y las miembras, las caraduros y los caroduras -¿lo habré dicho bien?- que con sus gilipolleces nos han distraído tanto que ahora no sabemos ya cómo hay que dirigirse a alguien sin riesgo de que te tachen de machista, facha, misógino, franquista, casposo o cualquier otro invento progre para marcar o señalar a quien no comulgue con sus estúpidas ideas guays. Hago esta aclaración y distingo a estas personas, porque los demás (la gente normal con raciocinio y no atrapada) ya tenemos claro dónde está el engaño de este invento creado para financiar todo el entramado que gira alrededor del voto comprado. Cualquier día marcan las puertas de nuestras casas, este sí, esta no.

Hablo, señoras y señores (ahora sí con las damas por delante), del tremendo negocio sociopolítico que significan las políticas mal llamadas de igualdad por aquello de que solo rebuscan en el tremendismo de los hechos lo que ellos quieren tergiversar para rentabilizar el victimismo de la mujer. Un hombre maltratado no cruza el umbral de la oficina de la mujer. Una porquería, vamos. De verdad… ¿todas las mujeres padecen discriminación en España? Mentira. ¿Igualdad? Nadie conoce a una mujer que haya salido mal parada en un proceso de divorcio, pero todos sabemos de algún amigo que, después de soportar lo indecible y quedarse sin casa, no le dejan ni ver a sus hijos. Controlémonos pues.

Como hombre y heterosexual siento profunda vergüenza cuando leo la noticia de que un tío ha maltratado violentamente a su pareja. Por mi condición de ser humano, siento el mismo grado de repulsa cuando sé de una mujer que, utilizando sus armas y las que le brindan ahora con dinero público, es capaz de putear a su ex, manipularlo todo con los resortes que rápidamente aprende a utilizar y dejar al padre de sus hijos en la ruina moral y económica. Simplemente porque un día le dijo: lo siento cariño, lo nuestro se acabó. Se queda hasta con el coche aunque no tenga carnet. El mundo está lleno de demonios y también de brujas… malas, porque las hay también buenas. «Feminazis al uso que empercochan la voluntad de buenas personas que caen en la trampa».

El entramado socio económico que la progresía ha montado en torno al negocio del feminismo y la violencia de género, aprovechando  las desgracias ajenas para mangar, es de tal calado, que me merece el mayor de los desprecios. Mucho más que el que me provoca un bestia desgraciado que utiliza la fuerza para doblegar a una mujer. Los millones destinados a «políticas de igualdad» no han servido para reducir ni un par de puntos el número de muertes o de conflictos. Sencillamente porque se lo han quedado el que inventa el programa, el que lo financia, quien otorga las subvenciones, los adláteres que gestionan los fondos, los amiguetes que no renunciarán nunca al chollo por mucho que se demuestre con datos y estadísticas que todo lo que derrochan no ha servido para nada en todos estos años. Millones destinados para políticas de igualdad que son subsidios encubiertos de buen rollito. Un entramado para la compra de votos y distraer dinero al más puro estilo socialista.

Con el aborto pasa lo mismo… Me repele la manipulación sectaria, edulcorada y teledirigida por aquellos políticos que en nombre de la «Igualdad» justifican y amparan que cualquier mujer o niña de 16 años tenga derecho a cargarse la vida de un hijo por no desearlo. Ella sola va a la farmacia o a la Clínica autorizada, si han pasado unas semanas, y se carga una vida. Pero es que aquella noche estaba muy borracha y se le fue la olla, ¿vale? Se siente legitimada para tomar esa decisión unilateralmente porque el hombre aquí no pinta nada; el día del refregón, con amor o sin amor, sí. Eso son las políticas de igualdad, un tremendo anacronismo al servicio de la mujer que se apunta a la corriente progresista.

Denuncias falsas, papeles amañados para cobrar todo lo que haya que cobrar por un moratón que sucedió o se inventó, situaciones de «desigualdad» que se eternizan para alargar la ayuda, chiringuitos montados ad hoc donde se reciben miles de euros en subvenciones para nada o casi nada que no sea propaganda contaminante que surgen de dos reuniones al mes, cuatro panfletos y dos comilonas solidarias donde se despachan los dineros de todos y de todas. «Comida-conferencia fraternal de la mujer progresista en el ámbito socio-agrario de la Andalucía Occidental»… ¡¡toma ya!! El compadre o la comadre que hace las camisetas para el acontecimiento las cobra cuatro veces por encima de su valor, los autobuses se frotan las manos, alquiler de la finca a mayor precio porque paga la Junta, catering desmedido, sueldo desorbitados de los/las ponentas y las ponentes (huy, que me lio), dietas escandalosas por asistencia sin factura alguna, regalos de bienvenida a las «compañeras» (¿compañeras de qué?) de otras comunidades, placas varias, gastos de cartelería y difusión también sobredimensionados al precio del oro… Un negocio. Todo para un paripé de tontas (porque allí no hay tontos, quizá camareros, chóferes, porteros, vigilantes o cocineros) que se ponen a hablar de las mismas tonterías de siempre. Luego se dan aplausos mirándose unas a otras y tres autobuses de marujas de vuelta a casa cantando y bailando en nombre de la discriminación. A los 6 meses, después de haber recibido subvenciones por importe de 500.000 euros, el chiringuito desaparece sin que nadie justifique el destino del dinero. La inutilidad en estado puro, pobrecitas.

Señor juez, TAC TAC, es hora de dictaminar. A su izquierda la persona agresora que de forma altanera y chulesca ha reconocido, afirmando que lo volvería a hacer, el maltrato, la situación de dominio continuo y las vejaciones infringidos hacia su pareja… y a su derecha la persona denunciante que ha sufrido durante dos años tal maltrato, humillaciones continuas e indefensión, que no puede hablar debido al profundo dolor que aun siente. ¿Cuál es su veredicto? No se quite la venda de los ojos, señor juez, la persona mala es la que está a su izquierda, la otra es la maltratada… dictamine por favor.

¿Igualdad? Para quien se lo crea.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

8 comentarios en «El pleno pide investigar un artículo de Vía Marciala por si fuera delictivo «por apología de la violencia de género»»

  1. ILE dice:

    Es increíble que en estos tiempos aún no quede claro el tema de la violencia de género y que se sigan minimizando los sufrimientos de las víctimas de este tipo de violencia; las mujeres tienen o deben tener los mismos derechos: a trabajar, a votar, a estudiar, y también las mismas obligaciones. Es violencia de género la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres y se ejerce sobre ellas por parte de cónyuges, ex parejas, parientes, maestros y otras personas relacionadas o no a ellas.
    La violencia de género no siempre es en forma de golpes, hay muchas formas de violencia, negar los derechos de las mujeres es una de ellas.
    Ponerle un alto a la violencia contra las mujeres es necesario, más necesario aún es evitar la difusión de artículos e información discriminatoria.

  2. La violencia de genero es un tema muy tocado hoy en dia, si es necesario un cambio se tiene que hacer

  3. JOSE silva dice:

    Estan intentando seguir la apologia victimista y censurar a todo el que les critique , véase la intención de esta raza de gente, como quieren censurar incluso internet al estilo chino, el vidio esta en yuotube a ver si puedo dejar la dirección https://www.youtube.com/watch?v=rKVupkm9JUg

  4. pedro dice:

    Después de haber leído el artículo minuciosamente he llegado a la conclusión que todo lo que dice es la pura realidad. Se tiene que estar ciego para no quererlo ver. Mujeres que se aprovechan de las circunstancias y autoridades que no investigan los casos o tal vez no dejan que investigen.

  5. He leído el comentario de Cyrano de Utrera, el de diciembre y mayo de 2015, ambos publicados en la revista Vía Marciala, ¿Dónde está la apología de la violencia de género?, ¿No será que le escueces algún cabeza pensante de los que ponen en su sitio?. Señores no existe la libertad de expresión, pues ya está todo dicho, políticos de turno, lo que es una verdad como un templo es que la manipulación es un arte al que estaís abonados en un porcentaje muy alto diría que altísimo.

  6. José Antonio Moreno dice:

    De igual forma, he leído dicho artículo ante la noticia aparecida. He de comentar, desde mi punto de vista, que no observo apología. Estoy totalmente de acuerdo con el primer comentario que hay al respecto. Hace una correcta valoración al respecto y no entiendo dicha exaltación que ha provocado. Teniendo en cuenta que esto viene desde el ámbito político, haber si el problema no va ha estar en el articulo, va ha estar en la persona que lo a escrito, en la revista, o que se yo …

  7. Fernando Rivas dice:

    He leído el texto íntegramente y no entiendo cómo nadie puede ver en en él nada más allá de una crítica POLÍTICA. El autor deja por delante que le repugnan los casos reales de maltrato, pero también aquellos en los que la mujer aprovecha sin escrúpulos los recursos del Estado para sus propios intereses y se centra luego en su verdadero mensaje: la ineficacia de las medidas que han tomado los distintos gobiernos para reducir esta lacra. ¿Alguien negaría que las políticas promulgadas por los distintos gobiernos no terminan de reducir el número de muertes por violencia de género? ¿O que, el que más o el que menos, sabe de algún hombre que, sin comerlo ni beberlo, sale económica o moralmente desfavorecido a causa de esta legislación? Un discurso un tanto desafortunado cuando compara la repugnancia de ambos casos («mucho más que el que me provoca un bestia desgraciado que utiliza la fuerza para doblegar a una mujer») y excesivamente politizado, pero de ningún modo un mensaje de apología a la violencia contra la mujer. Me da a mí que es el ataque político del autor el que enciende y moviliza a las distintas formaciones y no el contenido del texto. Eso o que nos hemos vuelto todos majaras.

  8. Juan Antonio Peralta dice:

    Tengo que decir que estamos ante una sociedad politizada donde LA IGUALDAD y LA PRESUNCION DE INOCENCIA es totalmente mentira. He sufrido en mis carnes varias denuncias falsas de las que por sentencia he salido absuelto pero los jueces están atemorizados, no quieren poner en sus sentencias la frase «DENUNCIA FALSA» aunque se aporte grabaciones o testigos ni tampoco castigan a la autora de estas denuncias, por qué?. Hay además abogados que quieren conseguir el beneficio de sus clientas alentando a la denuncia para conseguir «por la vía rápida» echar al hombre de su casa, le pongan una orden de alejamiento, que no pueda ver a sus hijos y para colmo si la «maltratada» es una desempleada le asignen una pensión, me parece totalmente vergonzoso pero claro esto no se puede hablar, es tabú, lo mejor es callarse y aguantarse. Los hombres tenemos todas las de perder y no podemos hacer ningún tipo de comentario pues políticos, sindicatos, asociaciones de mujeres se nos echan encima. Y esto es igualdad?. Para colmo te ponen una denuncia por agresión y con un parte de lesiones sin lesiones y esa noche duermes en el cuartel, «por si acaso», mientras tu expareja se monda de risa con su nueva pareja en tu casa, ganada con mi sudor y antes de casarme y el abogado frotándose las manos y celebrándolo en un famoso bar de copas . A esto se le llama en España igualdad y presunción de inocencia, viva España!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *