Pregón flamenco y gitano para anunciar la Semana Santa

Al pregón no le faltó ni una mijita de arte. Hasta el público terminó haciendo palmas a compás de bulerías tras escuchar el anuncio de la Semana Santa que el periodista nazareno Alberto García Reyes pronunció en la mañana de este domingo en el teatro municipal «Enrique de la Cuadra». Fue un texto repleto de referencias flamencas y gitanas, salpicado de simpáticas anécdotas que despertaron las risas de los presentes.

Alberto García Reyes, durante su pregón

Alberto García Reyes, durante su pregón

La frase «Fernanda, dame la mano» con la que el pregonero comenzó su intervención fue toda una declaración de intenciones. La mayor relación de García Reyes con Utrera es el flamenco, y de esa fuente bebió en numerosas ocasiones para anunciar la llegada de la Semana Mayor de esta ciudad.

Si con los versos dedicados a la Virgen de Consolación comenzó ganándose al público, el saludo inicial despertó el primer simpático aplauso, después de que el protagonista de este acto dedicara un puñado de minutos a citar una larga retahíla de rincones de la localidad y de elementos puramente arraigados en la vida y la historia del municipio. Pero sólo sería el comienzo. En su «libretilla de periodista», el nazareno introdujo personajes, anécdotas e historias durante los algo más de 74 minutos que duró su intervención. En el teatro utrerano se escucharon los nombres de Enrique Montoya, Fernanda y Bernarda, El Pali, Bambino, el Cuchara, la Serneta,… e incluso el de Curro Romero, quien acudió al edificio de la calle Sevilla, con su mujer y con Pansequito, para escuchar a su amigo Alberto.

Manuel Curao presentó al pregonero

Manuel Curao presentó al pregonero

Uno de los momentos de mayor mensaje llegó al referirse al fundamentalismo que hoy día llena a diario páginas de periódicos. «Ahora que nos asuela la amenaza de quienes tratan de imponer sus creencias a la fuerza, hemos de aferrarnos más que nunca a la nuestra. Y practicar su mensaje. La tolerancia. La libertad. El amor al prójimo. El perdón. Si existe otro dios, seguro que es hermano de Dios. Seguro que Dios lo protege. Y seguro que ese alumbramiento por el que los radicales matan condenará a esos ignorantes a padecer el amor de nuestro Señor. Ninguna persona es tan dura para quien odia que la de ser amado. Ninguna virtud supera a la de amar a quien nos odia», contó García Reyes.

Pero los mensajes del pregonero también se dejaron sentir cuando habló de la hermandad de Jesús Nazareno, una corporación que ha protagonizado una encendida polémica en los últimos meses con motivo de la campaña electoral vivida recientemente. «¿Por qué hemos tenido que asistir a tantas afrentas ahí abajo si el poder verdadero es el del que va arriba?», se preguntó, añadiendo: «Ay, Señor de las Veredas, / cómo duelen por la espalda / tu cruz entre las peleas / y tus flores a la cara. / Hermandad es la enseñanza / para esos hijos perdíos / de los pleitos y las lanzas / que se ajustan nuevas cuentas / amoratándose el alma (…)».

El acto se celebró en el teatro

El acto se celebró en el teatro

Prosa y verso se dieron la mano en el texto escrito por el periodista de ABC de Sevilla. En su discurso, valiente y comprometido, Alberto García Reyes tuvo palabras igualmente para hablar de la falta de valores. Y lo hizo afirmando que «mucha gente hoy, demasiada, necesita comer y esa tragedia no puede darnos sueño. Pero aún más gente necesita alimentarse la razón, tan escuálida en estos tiempos que anhela caminar por las veredas del amor de Dios. Señor, ¿cómo crear una Cáritas para dar abrigo al frío de la ignorancia, de la vileza y del egoísmo? ¿Cómo, Señor, ayudamos a los hijos perdidos que tienen más hambre en la cabeza y en el corazón que en el estómago? ¿Cómo, sino a través de ti?».

En las líneas escritas por el pregonero también estuvieron presentes los campaneros, e incluso la histórica disputa entre las parroquias de Santa María y Santiago por ver cuál es más antigua. Pero, sin duda, uno de los capítulos más destacados del pregón tuvo al flamenco y a la hermandad de Los Gitanos como protagonistas, una cofradía de la que precisamente juró las reglas y recibió la medalla en vísperas del acto celebrado este domingo.

La banda 'Ciudad de Utrera' acompañó el pregón

La banda ‘Ciudad de Utrera’ acompañó el pregón

Así, una de las partes más originales llegó al escuchar a García Reyes componer unos versos basados en la mezcla de fragmentos de canciones tan conocidos como «Cuando llega la noche, / tu pesar desemboca, / en canción sin palabras, / amarilla y doliente. / He comprao tres puñales / para que me des la muerte. / Veinticinco calabozos / tiene la cárcel de Utrera, / veinticuatro llevo andaos / el más oscuro me queda. / Llevo casi un siglo / con tu nombre en la boca, / y jamás lo pronuncio / delante de la gente. / Ahí está la pared / que separa tu vida y la mía. / El día que nací yo / qué planeta reinaría. / Ay, señorita. / Estrella de plata, / la que más reluce, / por qué me llevas / por este calvario / llenito de cruces. / (…) tú de la Utrera campera, / ésa que da la muerte, / donde el campesino / saluda al cruzarse / igual que hace un siglo (…)».

Con estos versos introdujo el apartado centrado en la Virgen de la Esperanza, a la que dedicó un largo poema, gitano y flamenco, que terminó diciendo «Escúchame, soleá: / si mi pregón no es verdá / y no vengo más a verte, / que Dios me mande la muerte / si me la quiere mandar».

Carmen Tello, Curro Romero y Pansequito, a su entrada al teatro

Carmen Tello, Curro Romero y Pansequito, a su entrada al teatro

El pregón que se escuchó este domingo fue un texto que preludió el también periodista Manuel Curao, que se encargó de la presentación. Amigo del pregonero y antiguo alumno del colegio salesiano de Utrera -donde estuvo como interno durante siete años-, recordó que fue precisamente en un Potaje Gitano donde lo conoció. A lo largo de los 13 minutos de intervención por parte del locutor de Canal Sur Radio, éste hizo un repaso por la vida más personal de Alberto García Reyes y glosó su trayectoria profesional, recordando que «un periodista es un pregonero de lo que sabe y averigua a diario».

Como siempre, la música formó parte fundamental del acto. Junto a los himnos de Andalucía y España, en el teatro resonó un año más la marcha «Amargura», que estuvo acompañada por «Soleá dame la mano», composición elegida por el pregonero.

Con el telón del «Enrique de la Cuadra» nuevamente echado, y tras el aldabonazo de Alberto García Reyes, la Utrera cofrade cuenta los días –más bien las horas- que restan para que las palmas que se mecen en la mañana del Domingo de Ramos anuncien la llegada de la Semana Santa.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *